Imagen del Vacubus, a su paso por el centro comercial FAN. | CAIB

14

La Conselleria de Salut ha detectado que al menos 40.000 supuestos residentes en Baleares se han vacunado en otras comunidades autónomas. Este revisión del censo de vacunados supondrá un incremento de cuatro puntos en el porcentaje de vacunación de las islas, que pasará de 82 al 86 por ciento en los próximos días. El Govern sospecha que hay un porcentaje de personas que están empadronadas en las islas para mantener el descuento de residente pese a que no viven aquí, de ahí que Baleares fuera la última comunidad en porcentaje de vacunados.

La consellera de Salut, Patricia Gómez ha detallado que esa depuración del censo rebaja las cifras de no vacunados en la comunidad hasta las 180.000 personas. Un total de 23.000 de ellos ya han manifestado que no quieren recibir la vacuna, por lo que en estos momentos la población a la que se dirigen las campañas de vacunación son unas 160.000 personas. La mitad de ellos son extranjeros, con una gran movilidad, lo que dificulta fijar fecha para la vacuna. La consellera ha explicado, además, que algunos proceden de países donde hay poco porcentaje de personas vacunadas, por lo que tienen resistencias a inocularse la dosis.

Gómez ha señalado que las campañas de vacunación se centrarán ahora en estos colectivos por el sistema de «gota a gota». «Estamos llamando puerta a puerta, pero aún tenemos que seguir depurando las cifras», ha dicho. La consellera confía en que la posible puesta en marcha del pasaporte COVID en otras actividades de ocio como la restauración, si así lo autorizan los tribunales, ayude a que los no vacunados se inoculen la dosis. Ha recordado que la vacunación se multiplicó por 10 en Navarra cuando se anunció que el Gobierno de la comunidad implantaría esta medida.

Patricia Gómez ha recordado que los casos han aumentado en los últimos días, de ahí que ahora se trabaje en la petición del certificado COVID cuando hace unas semanas no se pensaba en ello. «Es justo hacer la diferencia entre las personas vacunadas y las no vacunadas», ha dicho. Con respecto a las reuniones familiares de este puente, la consellera ha dicho que no deben evitarse, pero sí ha pedido prudencia y que se desarrollen con todas las medidas de seguridad. «Estamos mucho más vacunados que el año pasado, pero hay que mantener las condiciones de seguridad», ha precisado.