El Govern aprueba pedir el pasaporte COVID en bares, restaurantes, gimnasios y cines de Baleares.

34

Hasta 600.000 euros por incumplir la normativa del pasaporte COVID. Los empresarios del ocio nocturno están obligados desde hace casi dos meses a verificar uno a uno si sus clientes tienen el documento en regla, y ahora también podría ser el turno de los locales de restauración, cines y gimnasios de Baleares. Así lo ha anunciado el Govern balear este lunes, que tendrá que esperar al aval del Tribunal Superior de Justicia de les Illes Balears (TSJIB) para solicitar el pasaporte COVID-19 en estas actividades. La idea del Ejecutivo es que sea efectivo desde este mismo sábado, 4 de diciembre, y hasta el próximo 24 de enero.

Como ha explicado el portavoz del Ejecutivo Iago Negueruela en rueda de prensa, es una decisión acordada entre el Govern balear y los agentes sociales: «El 83 por ciento de la población de las Islas está vacunada con la doble pauta, y lo más sencillo para evitar futuras restricciones en sectores muy castigados por la pandemia es tomar esta decisión», ha apuntado, al tiempo que ha recordado que esta medida se tomó con el ocio nocturno, y este sector lleva varios meses abierto sin problemas.

Noticias relacionadas

Según explican desde el Govern balear, las sanciones dependerán de cada caso. Si el propietario del establecimiento deja entrar a todo el mundo sin el certificado COVID, sería una falta grave o muy grave, al considerar que ponen en peligro a los asistentes. Si además es reincidente y se cometen faltas como bailar sin mascarilla, por ejemplo, las sanciones se acumularían. También se multará a los particulares con una falta leve o grave, en función de las circunstancias concretas de cada caso, porque no es lo mismo si en el local hay 1.000 personas o tan solo 55.

Finalmente, recuerdan que falsificar el pasaporte COVID es un delito penal, y la sanción iría más allá de una multa económica. Las sanciones que prevé el decreto sancionador son de 100 a 3.000 euros para infracciones leves, de 3.001 a 60.000 euros para infracciones graves y de 60.001 hasta 600.000 euros por faltas muy graves. «El incumplimiento de la normativa lleva aparejadas sanciones. Es obligación de los empresarios controlar el acceso a sus locales. Solo así conseguiremos locales más seguros y evitaremos nuevas restricciones».

Esta decisión la toma el Ejecutivo balear ante el nuevo incremento de la incidencia del coronavirus en Baleares, que se encuentra en estos momentos en el nivel 1 de alerta sanitaria. Este fin de semana se han detectado 648 contagios más de SARS-CoV-2. La incidencia acumulada se sitúa en la Comunidad en 248 casos de COVID-19 por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, y ha subido 32 puntos desde el viernes. La tasa de positividad sube al 8,78 % en la última jornada, frente al 7 % del viernes, según el informe diario del Govern.