Las navieras Baleària y Trasmed han incrementado la ocupación de sus bodegas con camiones de todo tipo de alimentos y productos perecederos por los pedidos que han recibido de empresas de todos los sectores productivos de las Islas y de la grandes superficies en los últimos cinco días. | S. Amengual

Las empresas de Baleares temen el bloqueo de los puertos de la Península por parte de transportistas para presionar al Gobierno con el fin de que rebaje la escalada de precios del gasoil. El primer puerto que se vería afectado será el de Barcelona, «ya que se quiere provocar su colapso y que haya la máxima repercusión, con lo que Mallorca y el resto de Islas seremos los grandes perjudicados», indicaron ayer representantes de empresas de todos los sectores económicos de las Islas.

La Agrupación de Transporte de Mercancías de Balears, englobada en la FEBT y que preside    Ezequiel Horrach, señala que durante el pasado fin de semana «las navieras han reforzado su flota con Balears para traer más mercancías». Añade que desde el viernes «se ha producido un acaparamiento de todo tipo de productos de alimentación en supermercados y grandes superficies».

Noticias relacionadas

Ante un posible impacto en los puertos afirmó: «El problema se agravaría aún más, por lo que urge tomar medidas para paliar el aumento de precios del gasoil y su impacto en todo lo relacionado con el transporte de productos a los puertos de Balears. La plataforma para la defensa del sector de transporte de mercancías se ha marcado como objetivo a nivel estatal presionar al Gobierno, de ahí que los transportistas que la componen están dispuestos a realizar cualquier tipo de acción para lograr sus objetivos ante el Gobierno.

Enfrentamientos

La Federación Empresarial Balear de Transporte (FEBT), así como la Asociación de Distribución de Alimentos, Bebidas y Limpieza, coinciden en señalar en que el bloqueo de los puertos va a enfrentar a los transportistas. La FEBT, que preside Rafael Roig, constata la falta de algunos productos por las restricciones de los fabricantes. Y la patronal de los distribuidores, que preside Bartomeu Servera, puntualiza que los pedidos que se realizan a los fabricantes «están sujetos a las limitaciones que nos impongan, porque ya empiezan a escasear determinados productos que llegaban hasta la fecha sin ningún problema». Horrach indica que las restricciones de algunos productos perecederos «están afectando a sectores como la construcción por la falta de materias primas, ya que desde la Península ya plantean problemas por la escasez o restricciones que se están imponiendo con motivo del conflicto».

Sin problema

En este contexto, la Autoritat Portuària de Balears (APB) constató ayer que, de momento, «no hay ningún problema en la llegada de mercancías al puerto de Palma y resto de puertos generalistas, al mismo tiempo que desconocemos cualquier tipo de irregularidad que se pueda producir en los puertos peninsulares». Todas las patronales del transporte, pese a todo, se han marcado como objetivo prioritario eliminar los impuestos estatales en la venta del gasoil.