Mercedes Garrido, con el abanico con la bandera republicana. | Alejandro Sepúlveda

129

No se ha hablado de otra cosa. La consellera de la Presidencia del Govern Balear, Mercedes Garrido, se ha convertido este miércoles en la protagonista involuntaria del acto de celebración del 178 aniversario de la Guardia Civil, celebrado en la Comandancia de Palma, al acudir al acto con un llamativo abanico con los colores de la bandera republicana.

«Nos ha llamado mucho la atención, porque los políticos saben perfectamente que en la Guardia Civil somos muy monárquicos y muy españoles. Pero, en fin, nosotros respetamos a todo el mundo», ha comentado a este periódico un veterano del Cuerpo, visiblemente molesto.

En un primer momento, los anfitriones e invitados no han reparado en el detalle, pero el calor apretaba muy fuerte y Garrido, que se sentaba en la primera fila de autoridades, ha sacado el abanico y ha comenzado a airearse. En ese momento, la cara de estupefacción de algunos mandos y agentes ha sido todo un poema. Después, cuando los invitados se han trasladado a la calle Manuel Azaña, para seguir el desfile, el tema se ha convertido en la comidilla de todos: «¿Ha sido adrede o no ha reparado en el detalle?», se preguntaban algunos.

En cualquier caso, la consellera tiene una espléndida relación con la Benemérita y cuando el anterior coronel de la Comandancia -Jaime Barceló- se jubiló, acudió a la comida de despedida a la que solo iban sus amistades más cercanas.