La venta de test de antígenos se ha incrementado en las farmacias, lo que pone de manifiesto que se han disparado los contagios. | Gemma Andreu

3

La COVID-19 vuelve a estar disparada en Baleares e incluso personas que ya han pasado la enfermedad se están contagiando. ¿Por qué sucede esto en un momento en el que la pandemia ya prácticamente se daba por superada? El especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva, Joan Carles March, ha explicado que el incremento de casos se debe a varios factores. Uno de ellos es la aparición de los sublinajes BA.4 y BA.5 de ómicron, que «son más contagiosos aunque no más graves». Cabe recordar que ómicron ya era más infecciosa que delta y ésta que las anteriores. La buena noticia es que los expertos señalan que la vacuna sigue siendo efectiva. La parte negativa es que con estos sublinajes es muy posible la reinfección, incluso para las personas que han pasado la enfermedad recientemente. March también ha puesto de manifiesto que este incremento de casos va ligado a que «las personas contagiadas ya no se aíslan, lo que hace que al interactuar con otra gente se incremente el número de infectados sin saberlo».

En este punto ha precisado que «tenemos un problema y es que no sabemos el número de contagios en personas menores de 65 años edad», ya que Sanidad no realiza pruebas de diagnóstico a este colectivo. En los mayores de 65 años la incidencia acumulada a 14 días se encuentra disparada en las Islas, concretamente es de 1.181 casos positivos por cada 100.000 habitantes; Baleares es una de las comunidades autónomas que tienen este indicador más alto. Estas personas no viven aisladas de la sociedad, por lo que este dato se puede extrapolar y deducir que la incidencia acumulada también debe ser muy elevada en el conjunto de la población. Esta hipótesis está apoyada por el incremento de venta de test de antígenos en las farmacias; como se ha señalado anteriormente, la sanidad pública sólo realiza las pruebas de diagnóstico a las personas de riesgo, por lo que el resto debe realizarse autotest para saber si están infectadas.

El jefe del servicio de Epidemiología del Hospital de Son Espases, el doctor Antonio Oliver, ha calculado que el número de nuevos casos positivos diarios de coronavirus en las Islas es de unos 1.000. Esta es una de las causas que están provocando que la presión asistencial se haya incrementado en los hospitales. Aunque estos sublinajes son menos agresivos, al haber aumentado tanto los contagios también hay más personas que requieren ser hospitalizadas. Oliver ha atribuido el crecimiento de las infecciones al verano y a fiestas como las de Sant Joan. En este sentido, ha detallado que la cepa dominante en el Archipiélago es la subvariante de ómicron BA.5 (80 %), seguida de la BA.2 (15 %) y la BA.4 (5 %). «Es posible que Baleares haya sido de las primeras comunidades en las que esta nueva variante se ha extendido de forma muy importante», ha manifestado. En su opinión, la séptima ola podría alcanzar su pico durante la próxima semana en las Islas. Por su parte, el especialista en Salud Pública y Medicina Preventiva ha augurado que «los contagios de COVID-19 seguirán subiendo, aunque si vemos lo que ha pasado en Portugal con al BA.5 podemos observar que ya han llegado al máximo y desde entonces va bajando, cosa que seguramente va a pasar también en Baleares».

Por tanto, la pandemia de la COVID-19 no se puede dar por superada, aunque la presidenta del Govern, Francina Armengol, ha descartado volver a adoptar medidas restrictivas con la finalidad de frenar al virus. Salut sí ha instado a los ciudadanos de las Islas a vacunarse para estar más protegidos, ya que sólo el 60,9 % de los baleares tienen las tres dosis del suero protector; el 87 % cuenta con dos dosis y el 88,7 % tiene una.