La consellera de Salut, Patricia Gómez, este viernes en el Executive Forum. | Executive Forum

La consellera de Salut, Patricia Gómez, ha considerado este viernes que la industria farmacéutica debe de ser más transparente al fijar los precios de los medicamentos que paga el Govern y que se suministran a los pacientes de las Islas.

Gómez ha aclarado que es consciente y entiende que las farmacéuticas deben invertir en sus investigaciones clínicas, pero «el medicamento tiene que tener un precio razonable: necesitamos mayor transparencia para fijar esos precios», ha insistido.

Con ocasión de un desayuno de trabajo organizado por Executive Forum España en Palma, la consellera ha anunciado a los asistentes que iba a meterse en un «jardín» con las declaraciones que iba a hacer sobre las farmacéuticas.

En la jornada han participado representantes de las dos principales farmacéuticas de Japón, Takea y Daiichi Sankyo. La consellera ha dejado claro que no dejarán nunca de comprar un fármaco prescrito por un médico. «Ahora bien, hay veces en la que tenemos serias dudas», ha admitido, como es el caso de pagar 1 millón de euros para tratar un tratamiento que alarga la supervivencia de un paciente tres meses. Gómez se ha preguntado si es ético este gasto y si se puede hacer con todos los tratamientos.

El crecimiento en farmacia en los hospitales de Baleares es «elevado» y seguirá creciendo en los próximos años, ha afirmado Gómez. El 50 % del gasto sanitario balear se dedica al pago de los profesionales y el 25 % a la compra de fármacos. Por ello, la industria farmacéutica no es un «proveedor más» del sistema sanitario, ha subrayado Gómez, que se ha mostrado partidaria de la firma de acuerdos marco con la industria que sean «públicos» y muestren la «transparencia» de esta relación comercial-institucional.

La consellera ha resaltado que Baleares es a día de hoy la comunidad autónoma con mayor esperanza de vida de España -en 2015 era la onceava- y la segunda región de Europa, una mejora en la que «influye» la calidad de los servicios sanitarios y las políticas de prevención de la salud.

El Govern continuará trabajando «con humildad» en la mejora de la salud «consciente» de que hay mejoras aún por hacer y «déficit de profesionales», una de las «grandes debilidades y amenazas » de este sistema sanitario. Precisamente, Gómez ha dejado claro que «difiere» de los sindicatos, que piden «jubilaciones anticipadas» para los profesionales sanitarios en Baleares.

«Yo pido jubilaciones parciales: hay muchos médicos que harían media jornada en vez de jubilarse de repente, casi todos los que conozco y se han jubilado me lo han transmitido así», ha comentado la consellera a los asistentes. Entre los retos de la sanidad balear, ha señalado, se encuentran el aumento de la cronicidad de los pacientes, la digitalización del sistema y la atención de la población flotante y de los 16 millones de turistas que visitan las islas cada año, algo que «no es sencillo» y a lo que hay que «dar respuesta ».