La Conselleria de Medio Ambiente y Territorio ha decidido suspender temporalmente, desde este sábado hasta el 1 de agosto, las autorizaciones de quemas y uso del fuego otorgadas para quemar entre los 50 y 500 metros de terreno forestal en Baleares, por las altas temperaturas y a la falta de lluvias. El departamento autonómico ha advertido de que la situación de riesgo acumulado de incendio es extrema. El Servicio de Gestión Forestal ha adoptado esta medida como prevención y para minimizar el riesgo.

La suspensión se puede prorrogar si las circunstancias por las cuales se ha dictado se mantienen o empeoran. El conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, ha hecho un llamamiento a la responsabilidad y a la colaboración ciudadana ante el incremento de peligro de incendio, «una situación propiciada por la emergencia climática» que obliga «a estar más alerta que nunca a la hora de tomar precauciones para minimizar el riesgo». Mir ha recordado que «el riesgo cero no existe, y menos en una situación meteorológica extrema como la de este verano en las islas».

Para colaborar en la prevención de incendios forestales, Medio Ambiente ha recordado la importancia de contar con fajas de autoprotección en las casas en terreno forestal, no utilizar maquinaria que produzca chispas, no tirar colillas ni otros residuos al bosque ni utilizar pirotecnia. Si se detecta humo o fuego, hay que llamar enseguida al 112 para que pueda iniciar inmediatamente el protocolo y que los medios se puedan desplazar al lugar del incendio.