Las Islas tienen el quinto salario medio más bajo de España y el nivel de vida es de los más altos del país. | Efe

Llegar a fin de mes en Balears se ha convertido en una misión casi imposible. Las Islas tienen uno de los salarios medios más bajos de España, pero el nivel de vida es de los más elevados de todo el Estado. En concreto, el sueldo medio mensual bruto de las Islas es de 1.844,85 euros (último dato publicado por el INE correspondiente al año 2020) y sólo lo tienen más bajo Extremadura (1.760,52 euros), Canarias (1.775,71), Andalucía (1.837,33) y la Región de Murcia (1.843,41). Por su parte, la media nacional es de 2.038,59 euros; mientras que en la región en la que más dinero ganan sus habitantes es Melilla, exactamente 2.662,64. Por tanto, un melillense cobra un 44,32 % más al mes que un balear; es decir, 817 euros más mensuales.

Por el contario, el nivel de vida en el Archipiélago es de los más altos del Estado. Cabe destacar que, los precios se dispararon en Balears durante el pasado mes de agosto y ya superan a la media española. El Índice de Precios al Consumo (IPC) de las Islas ha escalado hasta el 10,7 % mientras que el de la media de España se ha quedado en 10,5 %, según el dato consolidado que ha facilitado el INE. Este jueves, 29 de septiembre, ha salido el IPC adelantado a nivel nacional, que ha abandonado los dos dígitos por la bajada del precio de la luz y el combustible. Habrá que esperar a que salga el dato consolidado para ver cómo se han comportado los precios en las Islas.

Por citar algunos ejemplos, el acceso a la vivienda en las Islas cada día es más difícil, ya que tanto el precio del alquiler como el de venta de los inmuebles se encuentran entre los más altos del conjunto del Estado. La alimentación también es más costosa y Palma es la ciudad más cara de España para hacer la compra. El precio de la gasolina y el diésel de las Islas también es el más elevado del país. El presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio de Baleares, Joan Mayans, lo ha atribuido a que «el carburante nos lo traen desde la Península en barco». Por ello, «llevamos años pidiendo que, de una vez por todas, se apruebe el famoso Régimen Especial Balear (REB) para poder estar en igualdad de precios con las empresas y consumidores peninsulares».

Noticias relacionadas

Salir a comer en las Islas también es mucho más costoso y Palma tiene el tercer menú del día más caro de España; la media en la capital balear es de 13,6 euros. Los restauradores lo justifican porque en Ciutat el coste de los alquileres es más elevado, así como el de los alimentos para elaborar los platos. Hospedarse en un establecimiento turístico también es más gravoso; el pasado mes de agosto estos precios se incrementaron un 32,5 %; un aumento que prácticamente duplica a la media española, que es del 18,3 %.

¿Por qué ocurre esto?

La lista de agravantes es interminable, ¿por qué ocurre esto? Desde la CAEB han respondido que la paradoja de que Baleares tenga uno de los salarios más bajos del país y, por el contrario, de los niveles de vida más altos «tiene que ver con el hecho de que nuestra estructura económica y especialización, si bien nos ha permitido alcanzar altos niveles de bienestar, no ha sido capaz de evolucionar y sofisticarse para aumentar la generación de rentas, las salariales incluidas».

En términos similares se ha expresado Pau A.Monserrat, miembro del CES, profesor de la UIB y economista de FuturLegal.com. «El problema tiene que ver con el modelo económico, eminentemente turístico, que demanda trabajadores con formación limitada y les ofrece empleos con una remuneración relativamente baja y sin cotizar todo el año». A su modo de ver, «para revertir esta realidad habrá que cambiar el modelo: nuevas formas de gestionar las empresas, que atraigan a turistas de mayor poder adquisitivo, que demanden servicios de calidad ofrecidos por profesionales formados. Por otro lado, hay que avanzar en una mejora de nuestro modelo económico, que no se base esencialmente en hospedar y entretener a turistas».

Luis García Langa, director de Corredordefondos.com, ha declarado que «en Baleares tenemos un problema de salarios, que están por debajo de la media, igual que lo está la renta per cápita. Por lo tanto, el nivel de vida no debería ser alto, sino un poco inferior a la media nacional.
Sin embargo, el turismo -en ocasiones con rentas per cápita y monedas más fuertes- y los nuevos residentes extranjeros -que vienen de países con niveles de vida mucho más alto- hacen que se disparen algunos precios; especialmente de algunos productos, como la vivienda».