Aquí te proponemos algunos trucos para aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado. | Andrea Piacquadio

Un resfriado o gripe en esta época es de lo más común. Entrado el mes de octubre, este tipo de virus empiezan a circular, hasta propagarse de manera notable. Se trata de enfermedades que, en la mayoría de casos, no requieren hospitalización, pues sus síntomas son leves, aunque fastidiosos. Y es que, en ocasiones, vemos interrumpida nuestra agenda y vida -laboral y social- por culpa del moco, la tos, el dolor de cabeza o el malestar general. Si bien es cierto que el consejo primordial es descansar y pasar calmado el resfriado o gripe en casa, existen una serie de indicaciones para aliviar los síntomas y poder sobrellevarlos de mejor forma. Aquí te proponemos los principales:

  • Hidratación: mantenerse hidratado es clave para llevar de mejor forma la gripe y el resfriado. Para ello, además de tener siempre en la mesita de noche una botella de agua, puedes optar por tomar zumos de frutas, infusiones frías y calientes, purés de verduras o caldos. Además de aportar esa dosis de hidratación y ayudar a calmarte, te reconfortarán, siendo más fáciles de tragar y digerir que otras comidas.
  • Descansar: no intentes hacerte el superhéroe. Cuando estamos enfermos es momento de descansar y frenar un poco el vertiginoso ritmo de nuestra agenda. Duerme y relájate para recuperarte mejor.
  • Para el dolor de garganta, uno de los síntomas más frecuentes del resfriado o la gripe, siempre ayuda tomar un poquito de miel, algún caramelo o, de ser agudo, recurrir a algún analgésico para el dolor .Para otro tipo de malestar, como el dolor de cabeza o en las articulaciones, puedes recurrir al ibuprofeno o el acetaminofén.
  • Para el taponamiento nasal es buena idea recurrir a soluciones salinas de venta libre en farmacias o poner a hervir agua con algún aceite esencial o plantas medicinales, como el tomillo, regaliz o la salvia para que humedezcan el ambiente.
  • Tos: para reducir la tos puedes recurrir a medicamentos especialmente creados para el resfriado, como descongestionantes, antihistamínicos y analgésicos. En cuanto a remedios caseros, siempre va muy bien tomar un poquito de miel.
  • Mejor pañuelos de papel, porque si utilizas de tela o algunos que no sean desechables, estarás contantemente expuesto al virus.

¿Cuándo ir al médico?

Coger un resfriado o una gripe en esta época del año es muy común, por lo que no hay que asustarse en principio si aparecen síntomas leves como la tos, las secreciones mucales o el malestar general. En cambio, si estos mismos síntomas se prolongan durante más de 10 días, si se agravan, o si, de por sí, el paciente es menor de 3 meses o forma parte de algún colectivo de riesgo, sí conviene visitar al médico de cabecera.

¿Qué hacer para prevenir el resfriado?

La mejor opción es, sin duda, cuidarse para no llegar a coger ningún resfriado o gripe. En plena época gripal -entre noviembre y febrero-, el Centro para el Control y la prevención de Enfermedades (CDC) recuerda que los virus que causan los resfriados o las gripes se producen al mantener contacto personal cercano con una persona infectada o al tocar superficies infectadas (la manija de una puerta, un interruptor, etc.). Para cortar la transmisión y no infectarse, lo mejor es lavarse las manos con jabón con frecuencia (es importante no tocarse los ojos, la nariz o la boca sin haberse lavado las manos). Además y, como es obvio, también es importante alejarse de las personas enfermas.