Turistas extranjeros en Palma durante la temporada baja. | P. Pellicer

La buena tendencia observada en el tramo final de la temporada turística balear podría prolongarse –salvando las distancias– en la temporada baja. Los informes de tendencias de mercados emisores internacionales de Turespaña para el invierno sitúan a las Islas como destino preferente por delante de otros competidores directos y se espera alcanzar en incluso superar en algunos casos las cifras prepandémicas.

Entre esos mercados destaca el alemán –primer mercado balear y segundo en España–, que para las Islas ha experimentado un repunte del 3 % en cuanto a reservas de aerolíneas de IATA de cara a este invierno, lo que lo aproximaría a las 100.000 reservas en total por delante de Catalunya o Madrid, que sufren descensos, e incluso de otras regiones españolas con importantes crecimientos pero todavía por debajo del archipiélago balear como Andalucía o Comunidad Valenciana. Canarias, no obstante y por evidentes razones de climatología, sigue por delante seguido de Egipto y Maldivas.

Turismo energético

En términos estatales, destinos internacionales punteros para los teutones como Italia y Turquía han experimentado un fuerte retroceso con respecto a España y los siguientes en la lista como Grecia y Turquía ya quedan relegados a cierta distancia.

En ese sentido, se prevé que España en general y Balears en particular aprovechen su condición de destino refugio para aquellos alemanes que pretenden reducir su gasto energético. Las condiciones de temperatura y luminosidad que ofrecen las Islas pueden resultar clave a la hora de descifrar ese aumento de las reservas con respecto al invierno de 2019, especialmente para los alemanes que pueden permitirse largas temporadas fuera como los nómadas digitales o los trabajadores a distancia.

Con todo, se alerta de que las previsiones deben manejarse con la máxima cautela dado el halo de incertidumbre que se cierne sobre la economía alemana y que, por el momento, está jugando de todas formas en favor de destinos conocidos y familiares para el turista teutón.

Con respecto a Reino Unido –primer mercado para España y segundo para Balears– se espera que la reactivación disparada este verano con el progresivo relajamiento de las restricciones pandémicas se mantenga de manera proporcional en los meses de temporada baja. A ello contribuirá la percepción de Balears y del conjunto de España como destinos seguros que los afianzan en intención de viaje (cerca de un 4 % de alza) por delante de otros países como Grecia oTurquía.

Suben suecos y suizos

Por otro lado, Balears ha experimentado un llamativo incremento en las reservas en el mercado suizo (330.000 visitantes hasta el mes de septiembre) y de hecho se confirma como la única comunidad autónoma con crecimiento respecto a 2019: más de un 18 % de subida frente a la bajada unánime del resto de autonomías, lo que la aproxima a las 20.000 reservas para los meses venideros.

En lo tocante al mercado nórdico destaca el caso sueco, donde Mallorca en concreto mantiene un nivel de reservas muy por delante de otros competidores, aunque siempre por detrás de Canarias. Otros mercados como el italiano y francés, también entre los principales mercados internacionales de las Islas, presentan buenas perspectivas, en especial en comparación con otros destinos mediterráneos.