Establecimiento de venta de queso artesano en Ciutadella. | Josep Bagur Gomila

Varios comerciantes de una misma zona podrán aprobar iniciativas de revitalización comercial y consensuar planes estratégicos para mejorar la zona o el área delimitada por ellos mismos con el fin de que lo apruebe el ayuntamiento correspondiente. Es una de las medidas que recoge el proyecto de ley de áreas municipales de impulso comercial (AMIC) de Baleares que ha aprobado el Consell de Govern.

Estas zonas se gestionarán de forma «autónoma y democrática» y actuarán con responsabilidad financiera propia, según ha destacado el vicepresident del Govern, Juan Pedro Yllanes. Se pretende consolidar las políticas de promoción de centros urbanos a cielo abierto que el Govern inició a principio de legislatura por medio de la colaboración público-privada.

Yllanes ha destacado que el Govern lleva varios ejercicios apoyando a negocios comerciales urbanos de cualquier ámbito tanto en materia de digitalización, como en la renovación de sus locales. Este nuevo proyecto posibilitará mancomunar los gastos y «fortalecer su identidad en su entorno urbano con líneas específicas de ayuda en el comercio minorista, en los establecimientos emblemáticos, en las políticas comerciales de los municipios y en la creación y el mantenimiento de centros comerciales urbanos a cielo abierto».

Con la aprobación de este proyecto de ley, el Govern busca consolidar espacios urbanos más atractivo para el consumidor, lo que permitirá aumentar las ventas y beneficiará a los vecinos. También abre la puerta a mejorar el paisaje urbano mediante planes de mejora de la limpieza, señalización, iluminación o ornamentación y mobiliario de la vía.