Una imagen de archivo de la consellera de Salut, Patricia Gómez. | P. Pellicer

La consellera de Salud, Patricia Gómez, ha aclarado este miércoles que la intención de su cartera es seguir las reuniones con los socios de Govern para recuperar la normativa que exigía el catalán como un requisito a todas las categorías sanitarias deficitarias aunque les daba dos años, una vez obtenida la plaza, para sacarse la titulación.

Gómez ha admitido que en los últimos años la prioridad ha sido la pandemia y con el agravante de la falta de profesionales no se prestó la atención necesaria a este tema. Sin embargo también ha señalado la importancia de que los pacientes puedan ser atendidos en su idioma. Como se recordará el decreto que regulaba el conocimiento del catalán en las categorías sanitarias deficitarias decayó por una falta de forma, según sentencia del Tribunal Superior de Justicia.

Para volver a hacer una normativa conforme a ley, debería ser a través de otra regulación y en estos momentos se trabaja en conocer y analizar cuántos de los profesionales presentados al proceso de estabilización tienen titulación de catalán para saber cómo elaborar, o qué requisitos pedir en el siguiente reglamento.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la estrategia sería similar a la anulada. Se les otorgaría una moratoria para aprender catalán y, tras dos años de ejercer en una plaza, en caso de no acreditar el conocimiento exigido de la lengua (un título B2), podría haber problemas en caso de una petición de traslados o con el cobro de la carrera profesional.