TW
0

La playa del Cavall d’en Borràs, ubicada en el Parque Natural de ses Salines en Formentera, fue este pasado viernes el punto de encuentro de una fiesta ilegal en la que se llegaron a concentrar más de un centenar de personas a la hora de la puesta de sol.

Según ha informado IB3, la Guardia Civil clausuró la que fue la primera fiesta ilegal del verano en la isla y « a los organizadores de les podría imputar un delito contra el medio ambiente por degradación de zona dunar, y otros por concentración no autorizada y consumo de alcohol en la playa». En otros casos similares este la sanción ha ascendido hasta los 36.000 euros, han explicado desde la Guardia Civil.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de IB3 (@ib3)

El aviso a la Guardia Civil fue dado por un restaurante que se encuentra a pocos metros del lugar en el que se llevó a cabo esta fiesta ilegal.

Este acontecimiento se sumaría a la fiesta ilegal que tuvo lugar el pasado 24 de junio en uno de los miradores de Cala d’Hort también durante la puesta de sol, en la isla de Ibiza.