El alero del Pinta B Es Castell, Cice Mercadal, busca la línea de pase entre varios brazos rivales y en presencia de Jan Orfila | Gemma Andreu

0

El estreno en Liga EBA del Pinta B Es Castell se posterga otra vez. Previsto para la semana anterior, y aplazado para esta debido a los varios positivos por coronavirus que se detectaron en jugadores de diversos equipos de la geografía catalana, como también por la negativa de los clubs de esa misma zona a asumir el coste de los test de antígenos que exige el protocolo de la Federación Española previos a cada partido, este último extremo es el que ha motivado que por el momento el inicio de la competición en la conferencia C quede de nuevo en suspenso –para el 7-8 de noviembre en principio–, por lo que el equipo que entrena Joan Martínez Escala no empezará la temporada este fin de semana en Igualada, en el marco de la jornada 2 del grupo catalán-balear-aragonés, sino que deberá demorar su entrada en liza otros quince días más.

Esta paralización del inicio de competición en la conferencia C de Liga EBA obedece a la decisión de la Federación Española de aceptar la solicitud presentada durante la jornada de ayer por los clubs catalanes que integran la misma de aplazar las jornadas 2 y 3 de la competición –para cubrir la primera, aún no se dispone de fecha–, si bien el organismo federativo permitirá que se celebren los partidos entre equipos que estuvieran conforme en jugar.

Conversaciones

La Federación Española y una representación de los clubs catalanes que se oponen a jugar –mientras no se les ofrezca una alternativa para cubrir el gasto de los test de antígenos, que serían a razón de seis euros por test, unos 100 por partido– reemprendieron ayer las conversaciones que se iniciaron en los prolegómenos de la primera jornada con el propósito de articular alguna solución que desbloquee una situación que además de contravenir los intereses de otros clubs –principalmente los del archpiélago balear y de Aragón–, ha generado cierto enojo en los mismos.

La liga así empezará, de no haber un nuevo vuelco a la situación –lo que no es descartable– con la jornada 4 en función del calendario establecido, y las jornadas aplazadas –las tres primeras– deberán disputarse antes del término de la primera vuelta (17 de enero de 2021). En caso que en fecha 2 de diciembre de 2020 no se haya acordado la fecha de celebración por los clubs, ésta será determinada por la Federación Española de Baloncesto.

Y en lo que concierne a la exigencia del baloncesto catalán de que el coste de los test de antígenos no recaiga en las arcas de sus clubs, la FEB avisa de que se trata de un punto innegociable. El club que no comulgue con ello, es libre de renunciar a la categoría, según reza el comunicado remitido anoche por la FEB a los clubs.

Si bien, «al no haberse acordado por unanimidad la no realización de los mismos, si algún equipo inscrito en la competición desea renunciar a su participación en la competición, se procederá a la devolución tanto de la cuota de inscripción como del aval, exclusivamente si lo solicita fehacientemente a la Federación Española de Baloncesto con antelación a las 18 horas del 28 de octubre de 2020. Para cualquier renuncia posterior, habría sanciones», concluye el texto de la FEB, por lo que no se puede aparcar la posibilidad de que se produzca una renuncia masiva por parte de los clubs catalanes. El devenir de los días despejará la incógnita, pero de momento, el debut del Pinta B Es Castell en categoría estatal se posterga otra vez.