El puertorriqueño Jiivhan Jackson bota el balón en presencia de varios rivales mientras analiza la línea de pase; en primer plano, de espaldas, Xavi Hernández | Gemma Andreu

El Hestia Menorca ha dado con el hombre que para bien puede alterar su futuro inmediato, y que responde por Jiivhan Jackson. El base puertorriqueño, en su primera intervención este sábado con la elástica insular, destrozó al Mi Arquitecto CB Benicarló, hasta anoche colíder, con una auténtica exhibición en todos los espacios del juego (88-65).

Tiro exterior, pase, penetración, lectura de juego, movilidad sin balón y sobre todo, y al margen de los registros y recursos técnicos que acreditó, el boricua hizo gala de una personalidad abrumadora, tanto como para asumir un liderazgo impropio de alguien que apenas acumula un par de entrenos en un equipo y país totalmente nuevos en su recorrido vital.

Treinta puntos, con cinco triples, terminaron con la firma del boricua, hijo y nieto de ilustres baloncestistas y que confirmó llevar el juego en sus venas. Pero lejos de emerger como un elemento anárquico, como esos perfiles que tanto caracterizan al jugador caribeño tipo, el nuevo ‘1-2’ menorquinista surgió con un efecto contrario, demoledor en el caso para el Benicarló.

Los jugadores del Hestia y el Benicarló exhibieron antes del partido una pancarta contra la guerra. En el centro, el ruso Sorokin y el ucraniano Orlov. Foto Hestia Menorca

El partido, dominado por el Hestia Menorca, de modo ténue en el primer cuarto, de cabo a rabo a partir de entonces (principalmente a la que Jackson entró en combustión), tuvo en otro jugador de nuevo cuño, el alero madrileño Héctor Alderete (16 puntos en total), al primer protagonista en clave local, y que no tardó en dejar su tarjeta de presentación con un certero ensayo triple que inauguró el guarismo del Hestia Menorca (3-2), a lo que posteriormente se apuntó, y en un grado superlativo, el referido Jackson, cuya puntería y actividad desde el flanco exterior (además de anotar, asistió e hizo jugar) se distinguió uno de los factores más determinantes en el análisis de la primera mitad (asimismo del partido) y del diferencial que construyó en ese segmento del encuentro el conjunto de Javi Zamora.

Jackson hizo un triple con adicional para el 15-8 (firmaba ya entonces siete puntos), otro para el 18-14 y apareció después, en el segundo parcial, para imponer el 31-26, también desde 6.75, el 34-28, y suya fue igualmente la última acción optimizada ante el aro rival por parte del Hestia Menorca en la primera mitad (44-37, coincidiendo el intermedio con la mayor renta hasta ese momento).

Con anterioridad, un par de mates de Schilder, algún alarde del ruso Sorokin y su por momentos excelente defensa, que además permitió al equipo trazar diversas transiciones a un alto ritmo de juego, y su control del rebote, completaron la relación de méritos del Hestia Menorca y dieron comprensión a su dominio en el marcador.

Sentencia

La sentencia ocurrió en el tercer cuarto, de nuevo con Jackson como protagonista. El de Bayamon convirtió siete puntos en poco más de un minuto y el marcador trascendió de un parejo 46-39 a un revelador 57-39 (y Jiivhan elevando a 25 puntos su cuenta de anotación).

El periodo final, que incluyó un ligero temor a raíz de una acción que obligó a retirar a Jackson, que fue explorado sin consecuencias en el vestuario, resultó un mero trámite. El Benicarló, alejado de su versión más competente, en gran medida merced a la notable labor local en términos defensivos, apenas pudo rebajar a los 17 puntos su desventaja en el último cuarto.

En el día que Xavi Hernández retornó a Maó como rival, Jiivhan Jackson le eclipsó en cuanto a protagonismo. Pasado y presente del Hestia Menorca.