La tarde de este lunes los aficionados y seguidores del Hestia pudieron seguir las evoluciones de un entrenamiento semanal en Bintaufa, con las únicas ausencias de Popic y Kravtsov. | Gemma Andreu

El Hestia Menorca llega al breve paréntesis del 7 al 15 de noviembre de la quinta ventana FIBA– en la que se disputan encuentros clasificatorios para el Mundial FIBA 2023– como líder invicto y en solitario de la LEB Plata, con su 6/0 de balance y unas sensaciones inmejorables de que este año sí se puede hacer algo grande. La solidez y contundencia con la que van ganando los de Javi Zamora invitan al optimismo en Bintaufa, pese a que desde el Pavelló Menorca ya de ocupen de recordar que esto acaba de empezar.

Uno de los jugadores que más enchufados está esta temporada es el base, Pablo Suárez, quien en su segundo curso en la Isla, va ganando protagonismo y aporte en la pista, a pesar que en el último encuentro apenas jugó. El madrileño aseguraba ayer a «Es Diari» que victorias como la de Cornellà, «siempre suponen un plus más mental que táctico para el equipo porque nos hace ser conscientes de que ningún equipo nos va a regalar nada y que en los momentos difíciles, somos capaces de sobreponernos a ellos, confiando en el trabajo que realizamos cada día», dice Suárez.

Para el director de juego, una de las claves del liderato del Hestia ha sido, «jugar cada partido como si fuera una final, ya que en una liga como la LEB plata cada partido es importante y puede ser determinante de cara a la clasificación a final. Todos somos conscientes de ello», dice, tras un ‘partidazo’ de su compañero, ‘Slava’ Kratsov: «Nos aporta, a parte de su calidad, esa solidez en ambas partes del campo, que ningún otro jugador en la liga es capaz de aportar; nos ayuda además a crecer al resto, dado su talante y manera de entender el juego».

En el capítulo individual, Suárez se muestra confiado en la Isla, en su segundo año y tras un primero irregular. «Zamora desde el primer día no ha dudado en confiar en mí, lo cual agradezco y trato de devolver esa confianza cada día. Lo veo como un año de consolidación debido al buen proyecto y que, gracias a ello, se puede mejorar cada día, al tener una plantilla tan completa que te exige competir a tu máximo en cada entrenamiento».