Pol Molins ensaya un tiro lateral en suspensión. | Gemma Andreu

Un día de reencuentros. La cita de esta tarde en Bintaufa, entre el Hestia Menorca y el CB Prat, correspondiente a la jornada 7 de la conferencia Este de LEB Plata (19.30 horas), además de suponer el reencuentro con la competición luego del parón motivado por la ventana FIBA de este mes de noviembre (quince días sin liga), implicará también el reencuentro con un viejo rival del baloncesto insular, el CB Prat, descendido desde LEB Oro el pasado curso.

Asimismo, la contienda, en la que el Hestia Menorca tratará de prolongar su invicto una jornada más después de seis fechas de liga (único equipo del Este con ese estatus), permitirá el reencuentro del proyecto que lidera Javi Zamora con dos de sus exjugadores, Quim Salvans y Thomas Smalwood, y con un linaje, Jofresa, de alto arraigo en el baloncesto español, como también en la Isla.

La liga 2022-23 de LEB Plata retorna tras su primer parón, propiciado por las clasificatorias de la Copa del Mundo 2023 (para la que España ha sellado su billete con solvencia además), por lo que el Hestia Menorca se reencuentra con la competición y con su afición, en tanto que su última intervención, hace doce días, fue el exigido triunfo en pista del Cornellà, que le permitió además abundar en su condición de líder, incrementando a dos el trecho de ventaja en relación al segundo lugar, que precisamente detenta el Prat, compartido con Palma, Gran Canaria, Benicarló y Sant Antoni, 4-2 de récord todos ellos.

Rival

El equipo pratenc, todo un clásico del baloncesto catalán, perdió su plaza en LEB Oro hace ahora medio año. Rival habitual del baloncesto menorquín, de La Salle y Alcázar principalmente, en los años 70, 80 y 90, durante el último lustro el Hestia Menorca ha tomado el relevo en ese sentido, entablando batalla durante los cursos 2019-20 y 2020-21, los dos en LEB Plata. El equipo catalán, durante años vinculado del Joventut, rozó el ascenso a la ACB en 2018, justo tras romper el vínculo con el club verdinegro (que posteriormente reemprendió). Paradójicamente, descendió a ‘Plata’ en 2019. En 2020, la covid le dejó en el umbral de poder regresar a ‘Oro’ (era cuarto cuando la liga se detuvo y se otorgó el ascenso directo a los tres primeros clasificados), que sí logró en 2021, para mantener la plaza en la segunda división de modo efímero, tal y como prueba su presencia, de nuevo, en LEB Plata y como rival del equipo insular.

Continuando con el capítulo de reencuentros, aludir a Quim Salvans, escolta que formó parte de la plantilla del Bàsquet Menorca que ascendió a LEB Plata y disputó la primera campaña del cuadro insular en la misma, en los dos años que hizo en la Isla. Este año, en cerca de veinte minutos por partido y después de seis jornadas, Salvans, excanterano de la Penya y el pasado curso en las filas de La Roda, promedia 4 puntos, dos rebotes y dos asistencias por partido.

Otro conocido que retorna a Bintaufa será Thomas Smallwood. El pívot francés cumplió un año en la Isla, la temporada anterior, 2021-22. Este año eleva sus cifras hasta los trece puntos, cinco rebotes y casi 12 créditos de valoración en algo más de veinte minutos por encuentro, lo que le convierte, de momento, en uno de los jugadores más importantes del Prat.

Significar también la presencia en el roster catalán del director de juego Gerard Jofresa (casi 10 puntos y dos rebotes en quince minutos por partido), hijo del legendario exbase internacional del Joventut Rafa Jofresa, sobrino del espectacular y tambien base internacional Tomàs Jofresa (residente en la Isla desde hace años) y nieto de Josep María Jofresa (otro exinternacional).

Y por último, aludir al croata Tomislav Buljan, con 15 puntos, 9 rebotes    y 15 créditos de valoración por cita, el principal referente del Prat y por tanto, una de las grandes amenazas para el Hestia Menorca en la velada de hoy. Un día de reencuentros.