Imagen del encuentro celebrado ayer en Barcelona, con el Tuky Bulfoni del Pinta B lanzando a canasta desde los 6’75.    | C.B.E.C.

BARÇA 95
PINTA B ES CASTELL 57

Tercera derrota consecutiva este domingo del Pinta B Es Castell en la Liga EBA y la más dolorosa del curso por cómo se produjo, con una diferencia muy amplia y en un encuentro marcado por la pobre actuación arbitral (95-57). Un nuevo tropiezo menorquín que llega en una pista en la que hace dos años que no pierden un encuentro y que ayer, pese al marcador electrónico final, se empezó muy bien (12-13). Una cuarta derrota que aleja a los jugadores de Gino Rovellada de la parte alta de la clasificación.

Un Pinta B muy enchufado de inicio logró competir de tu a tu en el primer cuarto ante el filial azulgrana, cargado de jugadores de talento como Sarr (26) o Villar (18). Buenas sensaciones de Es Castell que lograba retener las embestidas barcelonesas, si bien, en el segundo cuarto, las cosas empezaron a cambiar. Los errores propios del Pinta B les condenaron en demasía, ante un Barça que atrás apretaba mucho e incomodó a los de Rovellada, con un parcial local de 23-11, para marchar a vestuarios 35-24.

A pesar de parar con malas sensaciones el Pinta B estaba en partido pero fue en la reanudación cuando la actuación arbitral condicionó en demasía el intento de los insulares de reaccionar. Sin Cepeda, cargaron de faltas a los interiores menorquines, con el añadido de un cúmulo de técnicas que al final acabarían condenando a Rovellada a tener que dejar el banquillo. Una actuación desigual que ‘sacó’ del encuentro a Es Castell, que perdía ya a falta de un cuarto, 62-42, con Torres y Gómez desquiciados, sin apenas ir al tiro libre.

Una desconexión en pista del Pinta B que ante un Barça saldría excesivamente cara, ante jóvenes con ganas de más, cerrando el mayor parcial (33-15), hasta el 95-57 definitivo. La inercia azulgrana a favor fue determinante para cerrar un resultado quizás demasiado abultado, visto lo visto ayer en Barcelona.

Christian Hernández

Será mañana cuando en el Pinta B Es Castell conozcan ya el alcance real de la lesión de rodilla que mantiene al talentoso escolta internacional en el dique seco. Así lo dijo Rovellada, muy pendiente del alcance final del contratiempo físico de un jugador al que se le echa en falta, principalmente en la parcela ofensiva.