Los jugadores de España celebran su victoria por 86-78 ante Bahamas en la final del preolímpico que España y Bahamas han disputado este domingo en Valencia. | Kai Forsterling

TW
0

Concentrada, intensa y consciente de sus ventajas y puntos débiles, España firmó este domingo una obra de arte defensiva ante Bahamas en la final del Preolímpico de Valencia, en la que un brillante trabajo atrás y el control del rebote en su aro maniataron al equipo caribeño, lleno de talento y físico de la NBA, para darle un billete para los Juegos de París que apuntaló con sus puntos Lorenzo Brown.

En el que probablemente fue su último gran 'baile' internacional, la Fonteta rozó el lleno para empujar a la selección cuando lo necesitó y para celebrar después la séptima presencia para unos Juegos. En el palco, un discreto Pau Gasol sufrió y animó a una selección que si bien no tiene el talento de hace unos años ha sabido ponerse el mono de faena para lograr la «gesta titánica» de estar en Francia, tal y como lo definió este objetivo hace unos meses Sergio Scariolo.

Arrancó el choque con un ágil intercambio de canastas en el que España se encontró inesperadamente cómoda con los puntos cerca el aro de Willy Hernangómez y los que aportaba entrando desde fuera Santi Aldama. En Bahamas asumió la responsabilidad Buddy Hield, que recientemente acaba de firmar un contrato de cerca de 20 millones de dolares por dos campañas con Golden State Warriors (15-15, m.8).

Banquillo

La rotación de España, con Alberto Díaz como segundo base, no rompió el equilibrio, en parte por el esfuerzo de los de Scariolo por no perder la batalla del rebote ante Deandre Ayton, otro de los NBA de Bahamas. El que fuera numero 1 del draft de 2018 sumaba en puntos y rechaces pero defendía con la mirada, una ventaja que apuntó la selección. El experimentado Eric Gordon, el tercer NBA de los caribeños, trató de asumir la responsabilidad ofensiva cuando descansaron sus compañeros de liga pero sin su facilidad anotadora.

La calidad de Rudy Fernández y, sobre todo, la intensidad atrás de Usman Garuba, que selló con un impresionante tapón al prometedor V.J. Edgecombe Jr y con otro a Travis Munnings, permitió a España gozar de alguna pequeña renta (28-26, m.16). La confianza que le había dado Garuba pero también su buen trabajo en el rebote defensivo empujó a España en los dos últimos minutos de la primera parte de la mano de un inspirado Lorenzo Brown. Una asistencia a Jaime Pradilla y tres triples casi seguidos del base nacionalizado elevaron la renta a ocho puntos y una 'mandarina' de Sergio Llull la retuvo para llegar al descanso (42-34, m.20).

Volvió España a la pista consciente de que, pasara lo que pasara, no podía perder el control en su canasta y lo que pasó fue que, con ese flanco protegido, pudo soportar los arreones de Gordon y Hield gracias a los puntos que siguió sumando Brown. Consciente de que necesitaba cambiar algo para tener opciones, Bahamas elevó el listón defensivo hasta agobiar a España. Pero lo hizo cuando ya había entrado en bonus, lo que permitió a los locales sumar desde el tiro libre para no ver reducida su ventaja e incluso para llevarla un poco más allá con un triple de Dario Brizuela (61-47, m.27). El talentoso e indolente Ayton evitó que Bahamas se cayera pero el excelente trabajo defensivo de España le impidió pasar de ahí.

No fallan en esa faceta Alberto Díaz, Garuba, Pradilla, Xabi López-Arostegui o Rudy Fernandez pero a ese carro se subieron sin dudarlo Aldama y Willy. Además, Pradilla y Garuba rebañaron un par de acciones en el aro caribeño y Brown clavó otro triple para mantener todo bajo control (77-66, m.35). Dos triples de Bahamas a falta de menos de dos minutos llevaron los nervios a la Fonteta pero dos buenas acciones defensivas finales, el gran arma española todo el encuentro, cerraron el triunfo mientras la grada entonaba el 'Sí, sí, sí, nos vamos a París', el prologo de una fiesta que incluyó un nuevo homenaje a Rudy, que se retirará en Francia.