Imagen de la ciutadellenca en competición en Val di Sole.    | N.B.P.

La Copa del Mundo de MTB de la temporada 2022 se despide hasta el próximo año tras la disputa de la última carrera de XCO. En las mujeres, las primeras en correr en Val Di Sole estos pasados días, la corredora de Ciutadella, Núria Bosch, enrolada en las filas del BH Temple Cafès, disputaba su segunda Copa del Mundo en su recién estrenada esta temporada categoría Élite. Bosch, a la que hace unas pocas semanas el seleccionador balear de BTT le pronosticó un presente y futuro brillante en Élite, no tuvo la suerte de cara en Val di Sole, finalizando en el puesto 60 de la clasificación.

Después de estrenarse en julio en la Copa del Mundo de Andorra, en Val di Sole la suerte no estuvo de cara con la menorquina, ya que un inoportuno ‘enganchón’ en la primera vuelta de la carrera copera la dejó en las últimas posiciones, por lo que a la ciutadellenca le tocó tener que remontar lo máximo posible.

«Voy progresando mucho»

«Muy bien la verdad en estas dos primeras pruebas, como siempre, con mucho margen de mejora y progresión pero muy contenta porque paso a paso voy avanzando y mejorando», decía ayer Bosch a este diario, de vuelta a casa. «Me quedo con las buenas sensaciones que tuve y la gran progresión técnica que he experimentado en estas tres últimas carreras internacionales», subrayó.