El Mercadal ganó en la ida con dos goles de falta, de Xisco y Javi Lacueva. | Josep Bagur Gomila

0

Un alto en la Liga para recobrar autoestima en la Copa, a modo de bálsamo para recobrar confianza. Ese es el sentimiento que anida en el CE Mercadal con vistas al partido de vuelta de la primera eliminatoria nacional de la Copa Federación que le enfrenta esta tarde (16.30 horas) al At. Baleares en Son Malferit.

El grupo de Vidal, una vez más, con lo puesto, defenderá la ventaja de 2-1 obtenida hace 15 días en Sant Martí frente a un rival de superior categoría para continuar adelante en una competición que iusiona pero que, a la vista de los últimos resultados en la Liga y el inminente partido en casa ante el Constància del próximo sábado, no parece demasiado oportuna.

Así lo entiende el propio entrenador mahonés, preocupado por la escasez de efectivos. Sastre, por causas laborales, Juanan, Raúl, Clavijo y Joel, lesionados, obligarán a Vidal a contar con la misma lista de efectivos que perdió el sábado en Campos.

El Mercadal se mide a un enemigo de superior categoría, que también está mucho más ocupado en salir de la zona de descenso de su grupo que en aventuras coperas tras encadenar otros dos resultados negativos.

El próximo domingo, además, el Baleares juega el derbi palmesano ante el Mallorca B, y Nico López también cuenta con bajas o jugadores tocados a los que no va a forzar. Chando, Perales, Jaime Hernández Álvaro y Damià se quedan fuera de la convocatoria para el partido de esta tarde.

El Mercadal ya fue capaz de vencer al At. Baleares en la ida, remontando el marcador adverso, a balón parado, con un gran gol del capitán, Javi Lacueva. Dos semanas después los resultados del campeonato doméstico no han sonreído ni a unos ni a otros, pero esta es otra competición y así la encaran.