Siempre activo. Vidal, en el último partido de la pasada liga, que valió el pase del Mercadal a la fase de ascenso y que el técnico vivió desde la grada, por sanción, con su acostumbrada actividad y pasión | Josep Bagur Gomila

1

Lluís Vidal no frena. Al exuberante instante en que se prolonga el Mercadal, que hilvana una temporada más luchando con los mejores equipos de Tercera División ?es ya un trienio de incontestable presencia con los mejores?, el experimentado técnico mahonés sumó el pasado lunes, en el marco de la IV Trobada de la Associació Històrica del Futbol Menorquí (AHFM) un reconocimiento, otro más, y de lo más emotivo, al ser distinguido por sus 25 años y casi 800 partidos como entrenador, computando todas las categorías y competiciones en que ha entrenado desde finales de los 80 hasta el presente ?ligas juveniles de impacto local, balear y nacional, torneos de Regional, Tercera o fases de ascenso a Segunda B, nivel que es el único entrenador menorquín que ha alcanzado.

Vidal, un perfil cuya reputación no halla igual en nuestra latitud, se muestra «agradecido» de un premio que no es sino un capítulo más por medio del que valorar su extenso recorrido. «Son muchos años ya, y los que había antes, que no se contabilizan por la falta del título en su día. La verdad es que han pasado más de veinte años, y eso es toda una vida», refiere el actual entrenador del Mercadal, que al poco de iniciarse en la banda celebró el ascenso a categoría nacional del Isleño juvenil (CD Menorca) en 1989.

El preparador admite, el evocar sus inicios, que no esperaba, cuando arrancó su ciclo en la banda, «durar tantos años, la verdad es que no lo esperaba». Menorca, Unión, Sporting, Alaior, Sant Lluís, Mercadal... un ingente ramillete de destinos, algunos con segunda o terceras parte incluso, en los que Vidal ha amontonado éxitos de la más variada índole.

Pero por sobre de puntuales conquistas, el entrenador mahonés antepone, al ser cuestionado por los mejores recuerdos que arroja su primer cuarto de siglo en los banquillos, la faceta humana antes que la material ?pese a ostentar una hoja de servicios que incluye un par de ascensos a División de Honor o tres fases para ingresar en Segunda B con dos clubes distintos, entre otros logros.

[Lea la noticia completa en la edición impresa del 10 de diciembre en Kiosko y Más]