El Ferreries 2018-19 ayer, con varias ausencias todavía por temas profesionales. | Sergi García

El CE Ferreries de la Regional Preferente menorquina ya se ha puesto en marcha de cara a la temporada 2018-2019. Lo hizo ayer por la noche en el Municipal de Sant Bartomeu, siendo el último de los equipos de la categoría en vestirse de corto, de cara a la próxima Copa de Menorca. De la mano por segundo año consecutivo del preparador de Ciutadella, Iván Mercadal– este año ya con la titulación correspondiente– el cuadro ferrerienc inició su puesta a punto todavía con muchos jugadores sin poder incorporarse a la dinámica de entrenamientos azulgrana por motivos laborales pero con la ilusión y empeño en seguir mejorando y creciendo.

El CE Ferreries es probablemente la plantilla de Regional que menos cambios de cromos ha sufrido respecto a la temporada pasada. De esta manera, continúan en Sant Bartomeu, Cristian Flores, Enric, Jesús, David Seguí, Juanju, Xavier Muro, Toli, Tumeu, Alex Hidalgo, Berto Vaquero, Toni Fedelich, Pepo, Dani Pérez, Miquel Pons, Miquel Febrer, quien finalmente ha aceptado continuar y José, pendiente de temas personales que finalmente ha podido zanjar. Regresan al ‘Ferre’, Sasa, lateral zurdo e interior que tuvo una lesión muy larga; y Borja, del CD Migjorn, lateral derecho, también interior. Junto a los juveniles David Florit y Òscar Roca. Será baja segura, además de Carlos Febrer (CE Mercadal), Calafi por estudios, mientras que Esteban queda pendiente de su maltrecha lesión de rodilla.

El ‘míster’ invitaba ayer al equipo a «seguir creciendo individualmente y como equipo. Tengo la gente que quería y luego la competición nos pondrá en su sitio», señalaba anoche.