El Villacarlos no pudo sumar en el derbi balear | Laura Becerra

6

El Villacarlos no supo aprovechar una clara oportunidad de sumar en su búsqueda de la permanencia, perdiendo por 3-0 el derbi balear ante el San Francisco. En un duelo tremendamente igualado, los jugadores ofensivos del conjunto local rompieron el duelo con su efectividad. La falta de ocasiones, y de puntería en varios intentos, impidió a los de Es Castell igualar o llevarse el triunfo.

La primera mitad tuvo un juego muy de tú a tú. Con respeto, ambos conjuntos emprendieron un duelo vital de cara a sus aspiraciones con el miedo, visible, de perder los puntos. Por eso, ambos entrenadores decidieron jugar a un fútbol más controlado evitando contras forzadas y pérdidas de balón arriesgadas.

Costó, y mucho, ver un gol en la primera parte pero, en un despiste de los de Vidal, Makate aprovechó su ocasión para estrenar el marcador. Justo al filo del descanso. Y a punto estuvo de igualar el conjunto visitante, aunque la puntería no acompañó en esa ocasión. Una lástima, ya que hubiera supuesto el empate antes del parón. Con el San Francisco aventajado, los jugadores enfilaban el túnel de vestuarios.

El Villacarlos sacó su garra en la segunda, tratando de evitar la derrota. Jugadores volcados con el técnico y sus indicaciones, fueron a encarar la portería defendida por Joan con todo. Pero la suerte no estuvo de su lado, y no lograron la igualada. Hasta tres ocasiones desaprovecharon, lo que podía haber supuesto no solo el empate si no la victoria.

Pero el gol no llegaba, aunque sí por el lado contrario. Entre intento e intento, Moisés encontró un balón fácil al que pudo llegar sin problemas y anotar el segundo para el San Francisco. Y ya con los ánimos caídos, Makate lograba el 3-0. Pero no por ello dejaron de rendirse los jugadores del Villacarlos, que exprimieron sus fuerzas buscando el gol. Un equipo que parece necesitar un buen resultado para creérselo. Con buen fútbol y grandes jugadores, el humilde club menorquin logra disputar los partidos a sus rivales, aunque el marcador siempre cae en contra.