Fútbol

El fútbol acaba con su letargo

| Palma |

Valorar:
preload
Son Moix

El estadio de Son Moix está a punto para albergar este sábado el esperado duelo entre el Real Mallorca y el Fútbol Club Barcelona.

10-06-2020

El balón ya vuelve a rodar y pasa de cero a 110 partidos en los próximos 32 días ininterrumpidos de fútbol para completar el curso 2019-20 el próximo 18 de julio. Después de casi cinco semanas calentando motores tras 93 días de inactividad, los equipos encaran una vuelta a la competición con el acelerador pisado a fondo para un intenso maratón en el que el Barça arrancará el sábado desde la pole position en Son Moix, donde el Mallorca aspira a iniciar su particular remontada para abandonar el vagón de cola.

La pandemia del coronavirus frenó en seco LaLiga en la jornada 27 de Primera División, aunque el último partido que se disputó de la máxima categoría fue un Eibar-Real Sociedad correspondiente a la jornada 24. El derbi vasco se celebró a puerta cerrada el 10 de marzo por la mala calidad del aire en la localidad guipuzcoana tras el desprendimiento registrado en el cercano vertedero de Zaldibar (Bizkaia). El parón se prolongó hasta que en la segunda semana de mayo los conjuntos profesionales comenzaron a ejercitarse de forma individual para desarrollar entrenamientos progresivos hasta que hace apenas unos días se recuperaron los entrenamientos grupales. Este jueves (22:00) el Sevilla-Betis en el Sánchez Pizjuán marca el punto de inflexión.

Guía

La Bundesliga marcó el camino de las grandes ligas y destapó una nueva etapa en el fútbol con numerosas modificaciones que impregnarán el desenlace del campeonato. Los cambios se notarán dentro y fuera de los terrenos de juego después de un exhaustivo trabajo para garantizar la máxima seguridad de los protagonistas del espectáculo, que se han sometido a pruebas y estrictos protocolos.

Sin público en las gradas, cinco cambios por equipo y convocatorias de 23 futbolistas con algunas de las novedades más significativas de lo que muchos han bautizado como ‘el nuevo fútbol’. Las mascarillas en los banquillos y el distanciamiento entre el cuerpo técnico y los reservas también protagonizarán algunas de las imágenes llamativas del regreso del deporte rey en la 28ª jornada de Primera Divisón, en la que se también se limitará el contacto físico en las celebraciones aunque no existe una normativa al respecto.

Minutos de silencio en recuerdo a las víctimas y homenajes a los sanitarios pondrán emotividad a la vuelta del fútbol, que pretende ejercer de vía de escape a través de retransmisiones que presentarán novedades como el sonido simulado de los estadios o la posibilidad de escuchar a los jugadores y los técnicos.

Las incógnitas se han ido despejando a medida que la desescalada avanzaba aunque en las últimas horas siguen surgiendo medidas que marcan la hoja de ruta de la vuelta al fútbol. La finalización de los contratos el 30 de junio, el acceso de aficionados a los estadios o la posibilidad de lucir publicidad de casas de apuestas en las camisetas se van clarificando a pocas horas para que vuelva a rodar el balón. Los clubes, que a última hora han recibido el permiso del Gobierno para lucir a sus patrocinadores, han resultado en su inmensa mayoría contar con todos sus futbolistas con los que llegaron al parón de la liga tras llegar a acuerdos y prolongarse los períodos de cesión de sus jugadores.

El Consejo Superior de Deportes (CSD) tendrá la última palabra para decidir sobre la presencia de aficionados en los estadios después de que las competencias de las comunidades autónomas abrieran la posibilidad de que se limitara el aforo y que sus abonados volvieran al campo.

El Real Mallorca, por su parte, tiene atados a sus jugadores para completar el curso con el máximo de efectivos disponibles y se mantiene a la expectativa sobre las decisiones que lleguen desde Sanidad y el CSD para abrir las puertas de Son Moix, que regresa a la liga convertido en el Visit Mallorca Estadi. Además, es uno de los siete equipos de Primera División que cuenta como patrocinador principal con una casa de apuestas y finalmente podrá terminar la liga con el esponsor que le ha acompañado esta temporada 2019-20.
En esta ‘miniliga’ de once partidos los hombres de Vicente Moreno arrancan en las posiciones de descenso a un punto de la plaza de salvación que ocupa el Celta de Vigo. El calendario depara múltiples obstáculos a los bermellones, que, entre otros, tendrá que medirse a los grandes y a rivales directos sin apenas respiro. Una exigente prueba física que pondrá a prueba el fondo de armario de los equipos. La adaptación será determinante porque apenas habrá tiempo para digerir los resultados y los nuevos retos y un buen arranque se presume imprescindible para tomar impulso.

Dudas

Sólo el desarrollo de los primeros episodios del campeonato dilucidará la importancia del factor campo y si pesará más los aspectos físicos, psicológicos o futbolísticos. La adaptación al nuevo escenario será clave para salir airoso de un apretado esprint en el que la calidad también invita a marcar diferencias.

El parón le llegó en mal momento al Mallorca, que había elevado su rendimiento a domicilio después de haberse hecho fuerte en casa. Ahora los de Moreno no contarán con el aliento de una grada que hizo de Son Moix un fortín aunque también se difuminará el ambiente cuando le toque jugar fuera.

En la Bundesliga se ha reflejado el mayor número de puntos que son capaces de lograr los visitantes y también las lesiones musculares que han condicionado a los equipos. El aspecto físico puede agravarse en la liga española, donde el fútbol arranca para no detenerse en los próximos 32 días en los que se disputarán las once jornadas que quedan para un maratón tan esperado como plagado de incertidumbre.

Un derbi entre la pasión y la incertidumbre

El Sevilla-Betis con el que se reanuda el jueves LaLiga, tras el parón por la pandemia de coronavirus, será el derbi más atípico de su centenaria historia, pues llega rodeado de incógnitas tras tres meses sin competición y un Sánchez Pizjuán con las gradas vacías, aunque en la ciudad la pasión será la de siempre.

El Sevilla aparece en la tabla con catorce puntos mas que el Betis, aunque en estos partidos ese dato cuenta poco y más con el factor de apoyo de la grada perdido, como se puede comprobar desde que se reanudó la Bundesliga alemana, con mejores resultados para los visitantes. Sí se ha beneficiado el equipo que dirige Julen Lopetegui de la recuperación durante el obligado parón del centrocampista brasileño Fernando Reges, que paliará la ausencia de Nemanja Gudelj. El problema ahora es el estado físico del extremo argentino Lucas Ocampos. El Betis va con casi todo, con la excepción del delantero Juanmi Jiménez, en la fase final de su recuperación de una operación de fascitis plantar; y del centrocampista Javi García.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.