Toni Vinent, antes de poner el balón en juego en un partido como capitán del CCE Sant Lluís | Júlia Riera

No estaban llegando buenas noticias al campeón regional en los últimos tiempos. El Club Deportivo Menorca ha pasado de alzar el título liguero en una de sus mejores temporadas en años a recibir varapalos duros de afrontar.

Para empezar, los playoffs de ascenso a 3ª RFEF, cayendo en los penaltis de la primera eliminatoria frente al UE Sant Josep, cuarto clasificado de Ibiza; y luego, las salidas.

Despedidas

El primero fue Iker Echevarría, quien anunció al club con bastante antelación sus intenciones de trasladarse a vivir a Australia. Con el pasaporte en la mano, el mediapunta dice adiós, incluso rechazando la propuesta de firmar por el CE Mercadal, y será una ausencia de inmensa importancia en el esquema de David Roig. Solo una suplencia en 21 partidos disputados, con cuatro dianas en su haber.

Algo más cerca se queda Carlos Mata, quien se marcha a estudiar a Granada. El joven central estuvo a un nivel sobresaliente formando pareja con el experimentado Manuel Calero, perdiéndose solo un partido de todos los posibles en competición oficial.

La baja más sorprendente a la par que determinante: Marc Urbina. Como anunciamos en el diario el pasado miércoles, pone rumbo hacía la 3ªRFEF en su tercera etapa a las órdenes de Luís Vidal, después de haber cuajado una campaña impoluta, llegando casi al gol por partido, con 26 tantos en los 29 encuentros que ha sido de la partida. Un jugador irreemplazable en su demarcación y que va a dejar mella en la delantera azulgrana con su marcha al Mercadal.

Además de estas tres piezas fundamentales, una por fila, jugadores de rotación como Xavi Seguí o Joan Urbina también se alejan de la Avenida Menorca, uno de nuevo para seguir sus estudios en la península y otro en busca de minutos en el CCE Sant Lluís. Lo peor es que aún sigue en duda la continuidad de Ayman Benet o Ángel Martínez, los dos por razones académicas.

Todas estas noticias suponen un reto anímico y deportivo que el club dirigido por Miguel Ángel Sintes deberá superar, cosa que ya a empezado a hacer en forma de renovaciones.

Durante la semana se han ido anunciando varios de los jugadores que seguirán defendiendo la camiseta menorquinista y así continurán presentándolos hasta completar el resto de integrantes de la plantilla formada el pasado curso.

Una inyección de optimismo a la que se suma la cantera. Bernat y Julián, ambos defensas, suben al proyecto del absoluto recién terminada su etapa juvenil, el primero en liga nacional y el segundo con el preferente, para aportar sabia nueva y reforzar así una escuadra que solamente va a tener una incorporación.

El fichaje

Toni Vinent, hasta ahora capitán del Sant Lluís, será el fichaje estrella del CD Menorca para la 2022-23. Se lleva rumoreando durante meses sobre el interés mutuo de jugador y club en llegar a un acuerdo para que vuelva a pisar el césped del Estadio Mahonés y esta semana se ha cerrado su incoporación, que será anunciada el próximo lunes.

Si nos remontamos a los números que ha dejado esta última campaña, el centrocampista ha sido el hombre referencia en Ses Canaletes, haciendo pleno en participaciones y siempre apareciendo en todos los onces de inicio. Balón parado, jerarquía, último pase y disparo a distancia; algunas de las características que puede aportar a este Menorca en recomposición y equilibrar así la partida de hombres tan importantes.

Un año diferente para el vigente campeón, que no espera repetir hazaña, pero que trabajará con humildad, con menos nombres pero más en conjunto, por colarse otra vez como la sorpresa de una liga regional que volverá a estar tremendamente competida en la búsqueda por el tan deseado ascenso al fútbol semiprofesional español.