Lluís Vidal | Josep Bagur Gomila

El CE Mercadal recibe esta tarde en el campo de Sant Martí al Platges Calvià, en duelo correspondiente a la jornada 10 en el grupo balear de Tercera RFEF, en lo que además significa el regreso a la competición, luego del obligado parón del fin de semana anterior, debido a la disputa de la Copa del Rey.

El conjunto que entrena Lluís Vidal, décimo clasificado con 10 puntos, tratará de establecer su primera racha de la actual temporada, después de ganar en su último partido en feudo del Sant Jordi mallorquín, en lo que además constituyó su primer triunfo como visitante (no en vano, el Mercadal aún no ha podido hilvanar dos victorias seguidas desde que empezó la presente temporada).

Sin embargo, la empresa no se presume sencilla, tanto por las numerosas bajas que acumula el cuadro rojiblanco, como por el potencial que atesora su rival, cuya situación en la clasificatoria puede inducir al equívoco; el Platges es duodécimo clasificado, con un punto menos que el conjunto menorquín, pero en la temporada previa jugó la fase de ascenso a Segunda RFEF y apenas ha sufrido cambios en su plantilla.

En ese sentido, el entrenador del equipo menorquín, Lluís Vidal, y al ser preguntado en el preámbulo del partido, advierte que el Platges «tiene un gran equipo, y un señor entrenador, como Carlos Martínez» «Pero el fútbol tiene estas cosas», sigue Vidal, en alusión a lo alejado que se encuentra el cuadro mallorquín de la cumbre de la clasificación. Sin embargo, no solo el visitante de mañana a Es Mercadal se encuentra enfrascado en problemas, en tanto que el Mercadal, más oxigenado en cuanto a resultados, por contra padece por las bajas y mermas. Raül Villalonga, Izan, Elliot (pendiente de unas pruebas en la rodilla), Rubén Carreras (tocado), Satrus (tocado), Biel (recuperándose), el meta Samu    (tocado)… el aluvión de dudas o ausencias es ingente, pero Vidal, siempre contrario a sucumbir a las excusas, admite que la situación no es la idónea, pero sí entiende que «tenemos un equipo para jugar, aunque está claro que es un partido muy complicado».

«El Platges es un equipazo, pero intentaremos hacer el partido que queremos, controlar el ritmo del juego», sigue el entrenador del equipo rojiblanco, que en ese orden considera más proclive a los intereses de su objetivo confrontar con un rival de este perfil «que no uno que venga aquí a encerrarse», precisa.

Vidal admite que durante estos días «hemos improvisado algunas cosas» debido a las numerosas ausencias, sobre todo en el apartado ofensivo, aunque reconoce que «eso hace que tengamos que espabilar y se trata de ser positivos».

Por último, el entrenador rojiblanco admite que a estas alturas de temporada «esperaba tener 5-6 puntos más, pero no los tenemos y por tanto, será que no los hemos merecido», por lo que a partir de ahora se centra en acabar la primera vuelta «del mejor modo posible y en órbita de la zona alta de la clasificación», apostilla Vidal.