Vinicius Junior | Alberto Gardin/Zuma Press Wire/D / Dpa

W
2

La sección de delitos de Odio de la Fiscalía Provincial de Valencia ha acordado remitir al juzgado la investigación abierta por los presuntos insultos racistas proferidos a Vinicius durante el partido de fútbol disputado el domingo en el estadio de Mestalla entre el Valencia y el Real Madrid.

El ministerio público ha adoptado esta decisión tras tener conocimiento de una denuncia que ya obra en un juzgado interpuesta por la Liga Profesional de Fútbol por los insultos al jugador. Ante esta situación, Fiscalía se ha visto obligada a remitir las actuaciones al órgano judicial, según ha podido saber Europa Press.

La fiscal Susana Gisbert, responsable de la sección de delitos de Odio, acordó abrir este lunes diligencias de investigación para determinar si los insultos proferidos a Vinicius durante el partido en Mestalla constituían un delito de odio.

Ese mismo día, el Real Madrid también denunció el caso ante la Fiscalía General del Estado (FGE). En el marco de este asunto, han sido detenidas por el momento siete personas, tres de ellas en València, que quedaron en libertad tras prestar declaración ante la Policía y ser advertidas de la necesidad de comparecer en sede judicial cuando sean requeridas para ello.

Los hechos tuvieron lugar el domingo por la noche, cuando desde las gradas del Mestalla se escucharon gritos de «mono» dirigidos al delantero madridista. Vini Jr. se negó a jugar, mientras que el árbitro De Burgos Bengoetxea inició el protocolo contra el racismo y se emitió una advertencia por megafonía. El encuentro siguió y Vinicius fue expulsado poco después en una acción con Hugo Duro.

Tras estos hechos, el Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) acordó clausurar durante cinco partidos una de las gradas del Estadio de Mestalla por los incidentes del domingo ante el Real Madrid y también dejó sin efectos la roja mostrada a Vinícius Jr.

El Valencia CF ha calificado de «injusta y desproporcionada» la sanción del cierre parcial del Estadio de Mestalla y, tras pedir «máximo respeto» para la institución, ha confirmado que recurrirá la decisión «hasta la última instancia».