Imagen del seleccionador de Francia, Didier Deschamps, entre Griezmann y Mbappé en la foto oficial del combinado gala para el Munial de Qatar 2022. | Efe

El caso del seleccionador canadiense John Herdman, al que se le echó en cara no haber sido jugador profesional, ilustra el eterno debate sobre si un entrenador puede triunfar sin saber lo que se siente sobre un terreno de juego. En Catar, casi un tercio de los 32 seleccionadores han vivido previamente la experiencia mundialista como jugadores. Fueron cocineros antes que frailes. Pero también los hay que no fueron futbolistas.

«Eres un buen formador, pero nunca has vivido la experiencia de jugar ante 60.000 personas, por eso nunca llegarás al máximo nivel». Herdman, que entonces dirigía en las categorías inferiores del Sunderland al hijo de ese exjugador inglés que le auguró un futuro gris, se topó con un tipo de prejuicios habituales en el mundo del fútbol, que han sufrido desde Arrigo Sacchi a Rafael Benítez y del que no es ajeno el Mundial.

En Qatar 2022, la nómina de entrenadores va desde Didier Deschamps, campeón del mundo como jugador y seleccionador, hasta el técnico que ejerce como anfitrión, el español Félix Sánchez, que pese a no haber sido jugador profesional está empeñado en convertir a Catar en un referente de la región. Diez seleccionadores acudieron a Mundiales como jugadores y once repiten presencia en una Copa del Mundo como técnicos. En su pasado sobre un terreno de juego, abundan los defensas y centrocampistas de corte defensivo, un solo seleccionador fue guardameta (Queiroz, aunque en su juventud en Mozambique lejos del profesionalismo) y tan solo cuatro delanteros. El caso más curioso, sin duda, es el del técnico de Canadá, John Herdman, al que su prestigio en los banquillos del fútbol femenino le sirvió para hacerse cargo del conjunto norteamericano.

Grupo A:

CATAR: Félix Sánchez (ESP). Con 21 años ya estaba en La Masía como formador de los futuros talentos del Barcelona. Se fue a Catar en 2006 y desde la base, primero con la Academia Aspire y luego con la federación, comenzó a construir un proyecto a largo plazo que culmina en el Mundial.

ECUADOR: Gustavo Alfaro (ARG). En su corta trayectoria como jugador profesional (4 años) fue un centrocampista que llegó a jugar una promoción a Primera en Argentina con el Atlético Rafaela. En los banquillos desde 1992, cumple ahora su sueño de dirigir en un Mundial.

PAÍSES BAJOS: Louis van Gaal fue un modesto centrocampista que, sin sitio en el Ajax de Johan Cruyff y Neeskens, emigró a Bélgica antes de pasar su mejor etapa en el Sparta de Rotterdam. Se retiró en el AZ con 35 años y Leo Beenhakker le dio la oportunidad de ser su asistente en el Ajax. Afronta su tercera etapa al frente de los Países Bajos y su segundo Mundial, tras ser tercero en 2014.

SENEGAL: Aliou Cissé. Como centrocampista, formó parte de la sorprendente selección que derrotó a Francia en el partido inaugural del Mundial 2002. Repite experiencia mundialista en el banquillo, tras caer en la primera ronda en Rusia 2018 por el mejor ‘Fair Play’ de Japón.

Grupo B:

INGLATERRA: Gareth Southgate. Histórico defensa del Aston Villa y de la selección inglesa. Disputó los mundiales de 1998 y 2002. Afronta su segundo mundial como seleccionador después de haber llevado a Inglaterra a los cuartos de final en Rusia.

IRÁN: Carlos Queiroz fue durante seis años, en su juventud, guardameta del Ferroviaria de Nampula en la actual Mozambique, pero cerró su incipiente carrera cuando con 22 años se trasladó a Portugal. Repite en un Mundial con Irán, a quien dirigió en Brasil 2014.

ESTADOS UNIDOS: Gregg Berthalter. Defensa que estuvo 15 años en Europa. Jugó un partido del Mundial 2002 -primer jugador en la historia del Crystal Palace en disputar una Copa del Mundo- y fue suplente en 2006. Primer mundial como técnico.

PAÍS DE GALES: Rob Page. El sustituto de Ryan Giggs en el banquillo galés fue un defensa de perfil bajo pero indispensable, 41 veces internacional y con más de 500 partidos en la Liga inglesa.

Grupo C:

ARGENTINA: Lionel Scaloni. Comenzó como lateral derecho y avanzó al centro del campo. Referente del Superdépor en España. Campeón del Mundo sub’20 con Pekerman, que lo llevó a Alemania 2006, donde disputó su único partido mundialista. Debuta como técnico en una Copa del Mundo, aunque en Rusia 2018 fue el analista de rivales de Sampaoli.

ARABIA SAUDÍ: Hervé Renard (FRA). Defensa central que coincidió con Zinedine Zidane en el Cannes, aunque solo llegó a disputar un partido en Primera. Repite experiencia mundialista tras dirigir a Marruecos en Rusia.

MÉXICO: Gerardo Martino. Centrocampista de buen toque, ídolo en Newell’s con un fugaz paso por el Tenerife (donde coincidió con Fernando Redondo). No jugó más que un Mundial sub’20 -Australia’81- con la Albiceleste. Repite experiencia mundialista en el banquillo, tras llevar a Paraguay a los cuartos de final en 2010.

POLONIA: Czeslaw Michniewicz. El «Mourinho polaco» fue delantero sin éxitos relevantes en pequeños clubes de su país. Llegó al cargo en 2022 con la premisa de imponer el «látigo» a las estrellas.

Grupo D:

FRANCIA: Didier Deschamps. Uno de los tres únicos que han ganado el Mundial como jugador y como entrenador (los otros son Zagallo y Beckenbauer). Escudero de Zidane en 1998 y campeón como técnico veinte años después.

AUSTRALIA: Graham Arnold. Fue un delantero goleador (bota de oro australiana en 1986), internacional en 56 ocasiones, que también jugó en Holanda, Bélgica y Japón. Acudió como ayudante de Guus Hiddink a Alemania 2006 y repite dieciséis años después, ahora como máximo responsable. Es el entrenador más exitoso de la historia del fútbol australiano.

DINAMARCA: Kasper Hjulmand. Lateral derecho que se retiró como jugador a los 26 años tras sufrir su novena operación de rodilla. Admirador de Cruyff y Guardiola, llegó al cargo en agosto de 2020.

TÚNEZ: Jalel Kadri. Jugador de modestos clubes tunecinos accedió al cargo de seleccionador de forma interina en enero después de que Mondher Kebaier tuviese covid y fue confirmado tras la destitución de este por su eliminación en la Copa África. Su arenga a los jugadores antes de la repesca contra Mali le convirtió en el ídolo de la nación.

GRUPO E

ESPAÑA: Luis Enrique Martínez. Su polivalencia en el ataque y el centro del campo le permitió jugar tres Mundiales (1994, 1998 y 2002). Es icónica su imagen con la cara ensangrentada por un codazo de Mauro Tassotti en EEUU 94 . Fue la primera vez que la FIFA utilizó el vídeo para revisar una acción no arbitrada en un Mundial y aplicar una dura sanción al italiano.

COSTA RICA: Luis Fernando Suárez (COL). Defensa central o volante defensivo en el Atlético Nacional y el Deportivo Pereira. Campeón de la Libertadores y la Intercontinental a las órdenes de Pacho Maturana que, siendo jugador, ya lo puso como asistente de Juan José Peláez en la sub’20. Acude a su tercer Mundial tras dirigir a Ecuador (Alemania 2006) y Honduras (Brasil 2014).

ALEMANIA: Hansi Flick. Centrocampista defensivo que jugó 104 partidos con el Bayern, pero apenas fue dos veces internacional sub’18. Se retiró con 28 años. Como ayudante de Löw, fue el encargado de diseñar la estrategia en el Mundial 2014 que coronó a la ‘Mannschaft’.

JAPÓN: Hajime Moriyasu. «Poichi» fue un centrocampista defensivo que se quedó sin Mundial en 1994 por un gol de Irak en el último minuto. Fue nombrado seleccionador tras su buen trabajo con el equipo olímpico de Tokio 2020.

GRUPO F

BÉLGICA: Roberto Martínez (ESP). Tan solo jugó un partido en la Primera División española, con el Zaragoza y frente al Atlético de Madrid en 1993. Forjó su carrera como medio ofensivo en el Reino Unido (Inglaterra, Escocia y Gales), donde dio el salto a los banquillos. Repite en el Mundial tras llevar a Bélgica al tercer puesto en Rusia.

CANADÁ: John Herdman. El caso más atípico. Profesor de Educación Física, que con 23 años fue cofundador de una Academia de fútbol brasileño en Sunderland. Ocho años después ya era el técnico de la selección femenina neozelandesa, con la que consiguió el bronce olímpico en 2012. De ahí pasó a la femenina de Canadá como paso previo a su salto a la absoluta masculina.

MARRUECOS: Walid Regragui. Exlateral derecho internacional que, en España, jugó en el Racing de Santander (2004-07) 26 partidos de Liga. Su conquista de la Liga de Campeones africana con el Wydad Casablanca le ha impulsado al banquillo de su selección tras la destitución de Vahid Halihodzic.

CROACIA: Slatko Dalic. Defensa, ganador de la Copa Yugoslava en 1984 pero sin trayectoria internacional. Repite Mundial como seleccionador, tras llevar a su equipo a la final de Rusia 2018.

GRUPO G:

BRASIL: Tite. Centrocampista defensivo, subcampeón brasileño en 1986. Tres años después, las lesiones de rodilla le retiraron, con 28 años. En Catar tiene la revancha de la eliminación mundialista en cuartos de final cuatro años antes.

SERBIA: Dragan Stojkovic lo ha sido todo en Serbia. Gran estrella como jugador, presidente de la Federación y, ahora seleccionador. El «Platiní yugoslavo», eliminó a España, con dos goles, en Italia’90, en la última aparición de Yugoslavia en una Copa del Mundo. Regresó a un Mundial ocho años después con la selección de Serbia y Montenegro y ahora lo hace desde el banquillo al frente de Serbia.

SUIZA: Murat Yakin. Defensa central y capitán del Basilea, pasó por la Bundesliga y fue junto a su hermano Hakan un referente de la selección suiza. 49 veces internacional. Seleccionador desde 2021.

CAMERÚN: Rigobert Song. Defensa y leyenda del fútbol camerunés. 137 veces internacional, fue el primer jugador expulsado en dos Mundiales (luego se añadiría Zidane). Jugó un total de 9 partidos mundialistas repartidos en 4 Copas del Mundo (1994, 98, 2002 y 2010). En marzo de 2022, Eto’o le nombró seleccionador.

GRUPO H:

PORTUGAL: Fernando Santos. Defensa. Disputó 161 partidos en la Primera división lusa, la mayoría con el Estoril. Tercer Mundial como técnico tras dirigir a Grecia (2014) y Portugal (2018)

GHANA: Otto Addo. Nacido en Hamburgo, hizo toda su carrera en Alemania, pero disputó el Mundial de 2006 con Ghana. Las «Estrellas Negras» lo reclutaron cuando era el formador de talentos del Dortmund. El propio Haaland reconoce que le ayudó en su adaptación a la Bundesliga.

URUGUAY. Diego Alonso. El «Tornado» fue un delantero goleador, subcampeón de la Champions con el Valencia (2001) y vital en el ascenso del Atlético de Madrid a Primera División, al año siguiente, cuando se proclamó máximo goleador de la Segunda División española. No jugó más que ocho partidos con la Celeste. Acude a su primer Mundial, esta vez como técnico.

COREA DEL SUR: Paulo Bento (POR). Centrocampista. En España, llegó a ser capitán del Oviedo, en el que militó durante cuatro temporadas. 35 veces internacional, jugó los tres partidos de su selección en el Mundial de 2002. Debuta como técnico en una Copa del Mundo. EFE

og/jag

Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 659819

Gareth Southgate (Inglaterra): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 665572 y 666099

Gregg Berthalter (EE.UU):Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód:663870 y 1541145

Lionel Scaloni (Argentina): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 2146683

Didier Deschamps (Francia): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 8139058

Luis Enrique Martínez (España): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 429976, 8139053 y 657338

Rigobert Song (Camerún): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 656704 y 4284055

Otto Addo (Ghana): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 2134561

Paulo Bento (Portugal): Recursos de archivo en www.lafototeca.com cód: 671172