Las cinco claves del Tour de 2020

| PArís |

Valorar:
preload
Tour 2020

Cyclists Christopher Froome, Egan Bernal, Steven Kruijswijk, Thibaut Pinot, Caleb Ewan, Julian Alaphilippe, Warren Barguil and Romain Bardet posando ante el mapa del recorrido del Tour 2020.

15-10-2019 | GONZALO FUENTES

El Tour de 2020, cuyo recorrido fue presentado este martes, presenta la montaña como principal clave, puertos desconocidos, etapas en las que el viento puede ser clave y una cronoescalada final en La Planche de Belles Filles.

Estas son las cinco claves de la edición del año próximo

- Los Alpes el segundo día

A tiro de piedra de Niza se encuentran los Alpes del sur, una tentación demasiado grande para que los organizadores no acudieran a puertos que suele ascender la París-Niza. Colmiane, Turini y Èze obligarán a los organismos a estar a tope desde el inicio. Será más difícil programar un Tour de menos como hacen muchos de los favoritos en los últimos años.

- No más de dos días sin montaña

Una tendencia que se acentúa porque la montaña está presente en cada rincón. No hay más de dos etapas sin que las carreteras se pongan cuesta arriba. El Tour ha buscado puertos en toda la geografía francesa y pese a no tener algunos de los gigantes clásicos, el recorrido cuenta con más desnivel que otros años. El Macizo Central, el Jura y los Vosgos completan a los tradicionales Alpes y Pirineos.

- El viento en el Atlántico

Por si fuera poco, una de esas etapas llanas discurre a orillas del Atlántico, entre las islas de Olèron y Ré, donde acecha el peligro del viento y la perspectiva de abanicos, que en las últimas ediciones han tirado por tierra las opciones de algunos de los pretendientes a la general que los afrontaron despistados.

- Puertos desconocidos

Se acabaron los hábitos. La edición de 2020 renuncia a monumentos como el Tourmalet, el Galibier, el Mont Ventoux o el Alpe d'Huez y apuesta por nuevos puertos, desconocidos pero que los organizadores consideran tan duros como los otros. El Mont Aigoual, el Puy mary, el Grand Colombier o Lure, todos ellos inéditos, acechan a los favoritos, junto a otros puertos que hacía años que no se afrontaban, como el mítico Orcières-Merlette, donde en 1971 Luis Ocaña puso contra las cuerdas a Eddy Merckx. Antes de su dramática caída unos días más tarde en el descenso del puerto de Menté.

- Cronoescalada definitiva

Cada vez menos habitual en el Tour, la lucha contra el reloj tendrá la última palabra en la próxima edición, aunque en forma de cronoescalada de 36 kilómetros con final en la cumbre de La Planche des Belles Filles, en el macizo de los Vosgos. Una etapa con tres partes: una primera plana, otra en falso llano y los seis últimos kilómetros de ascenso a este puerto con una pendiente media del 8,5 %. Al día siguiente, paseo triunfal del ganador y podium definitivo en los Campos Elíseos de París.

2020 Tour de France map

La 107ª del Tour de Francia, que se disputará una semana antes de lo habitual --del 27 de junio al 19 de julio-- por los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, contará con un recorrido muy montañoso con paso por los Pirineos incluido, con un inicio movido en Niza y la llegada habitual en los Campos Elíseos de París precedida de una cronoescalada alpina. Las montañas francesas, con los cinco macizos galos incluidos --Alpes, Pirineos, Vosgos, Jura y Macizo Central-- serán las claras protagonistas del Tour de Francia 2020, en un recorrido diseñado para favorecer a los ciclistas más agresivos y valientes en cuanto la carretera pica hacia arriba. Tras el 'Grand Départ' en Niza con una etapa propicia para una llegada masiva, la segunda etapa ya será peculiar y rompe-piernas, con tres puertos de montaña de cierta entidad --Colmiane, Turini y Èze-- antes de regresar de nuevo a Niza con un nuevo portador del maillot amarillo. Una de las novedades será la ausencia de una contrarreloj individual puramente llana. La única contrarreloj, más bien una crono-escalada, aparece como uno de los grandes atractivos del siguiente Tour.

Con 36 kilómetros y con inicio en Lure, el final será en La Planche des Belles Filles, un puerto de 5,9 kilómetros al 8,5 de pendiente media y rampas del 20 por ciento. Antes de esa penúltima etapa clave, los aspirantes a la general deberán batallar en unos Pirineos que el Tour visita de nuevo, con paso por puertos como Port de Balès (11,7 kilómetros al 7,7%) o Col de Peyresourde (9,7 km al 7,8%) en la primera etapa y el Col de la Hourcère (11,1 km al 8,8%) o Col de Marie Blanque (7,7 km al 8,6%) en la etapa con final en Laruns. Dos días antes de la llegada a los Pirineos hará acto de presencia, en la sexta etapa con inicio en Le Teil, un final bonito en el Mont Aigoual precedido por la dura y larga subida al Col de la Lusette, de 11,7 kilómetros al 7,3 por ciento y tramos duros de más del 10 por ciento de pendiente. También habrá 'muros', como la llegada en la etapa 4 a Orcières-Merlette con 7,1 kilómetros de subida final al 6,7 por ciento de pendiente media o el final inédito en Puy Mary (5,4 kilómetros al 8,1 por ciento) de la etapa 13. Y es que este Tour no dará apenas descanso a los líderes del pelotón, con sólo nueve etapas llanas, tres de media montaña y ocho de montaña con cuatro finales en alto --en Orcières-Merlette, Puy Mary, Grand Colombier y Méribel--.

De los Alpes destaca el paso por Montée de la Selle de Fromentel, el Col de la Biche y el final en el histórico Grand Colombier (17,4 kilómetros al 7,1 por ciento de pendiente media) de la etapa 15. También destaca una etapa 17 muy dura que podría ser considerada la 'etapa reina', con inicio en Grenoble y llegada a Méribel, al Col de la Loze de 21,5 kilómetros al 7,8 por ciento de media y paso previo por el Col de la Madeleine (17,1 km al 8,4%).

El director del Tour de Francia, Christian Prudhomme, celebró que en 2019 volviera en el Tour un ciclismo «ofensivo» y joven, y como prueba de ello situó al último ganador, el colombiano Egan Bernal, presente en la gala que abre el telón del Tour 2020 en el Palacio de Congresos de la capital francesa. «El Tour son emociones, como las que vivimos en julio. Los ciclistas labran la carrera, una nueva generación quiere hacerse con el poder y lo consiguió Egan Bernal, un ganador muy joven. Vuelve un ciclismo ofensivo, que ataca, audaz y valiente, y pido un aplauso para los héroes de julio de 2019», destacó. La ronda se iniciará en Niza, que acogerá su segunda 'Grand Départ' tras la de 1981. «Bernal, el último ganador, ganó la París-Niza y en Niza saldrá el próximo Tour.

En Niza, la bicicleta es azul como el mar, y es tierra de ganadores, además de una hermosa ciudad», apuntó Prudhomme. A la presentación acudieron, además del vigente campeón de la ronda gala, su compañero y cuatro veces ganador Chris Froome (Team Ineos), todavía recuperándose de su lesión, o un Steven Kruijswijk (Jumbo-Visma) que fue tercero el año pasado. Bernal fue protagonista del vídeo de resumen de la pasada edición, pero sin duda el Tour dio protagonismo en esta gala a una gran selección de ciclistas galos liderada por Thibaut Pinot (Groupama-FDJ), Julian Alaphilippe (Deceuninck-Quick Step) o Romain Bardet (AG2R), junto a Pierre Rolland, Tony Gallopin, Pierre Latour o Warren Barguil.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.