Domènech Riera y el estamento arbitral fueron elegidos a dedo por Borrás del Barrio.

0

La inhabilitación del presidente de la Federación Balear de Fútbol, Antonio Borrás del Barrio, y de su junta directiva, entre ellos el delegado de la Junta Insular de Menorca, Virgilio Juaneda, y los asambleístas Josep Rotger, Juan Millán y Antoni Sintes está teniendo un efecto serpentín.

A esa suspensión suscrita por el Comité Balear de Disciplina Deportiva (CBDD) por usurpación de competencias del mandatario autonómico le ha seguido la dimisión del presidente del Colegio de Àrbitros, Josep Domènch Riera, que el próximo lunes entregará su renuncia a Borrás. Y junto con la suya la del delegado en Menorca de los árbitros, Ramón Moreno Campos, así como la de los representantes de las junta insulares de Eivissa y Formentera y los delegados de Artà e Inca.

Moreno Campos ratificó las palabras de Domènech señalando que «me voy por solidaridad con Borrás del Barrio y para demostrar mi rechazo a una inhabilitación injusta». Y añadió que «como Domènch yo también fui elegido a dedo por la confianza que Borrás había depositado con nosotros, intentar seguir en la junta arbitral no sería lógico».

El responsable de los colegiados en Menorca afirmó, no obstante, que «dejo de representar al estamento arbitral de la isla y de formar parte de la junta directiva del Comité de Àrbitros de la Federación Balear, pero no dimito de mis labores de colegiado».

Por su parte, Virgilio Juaneda, comentó ayer tras la dimisión Domènch Riera y Moreno Campos por solidaridad con los asambleístas inhabilitados que «sigo convencido de que se nos ha tratado de un modo injusto por una cuestión que no procede».