Niño, de rodillas, segundos después de que Iturralde castigara al Mallorca con un penalti. Foto: TOMÁS MONSERRAT

0

0 REAL MALLORCA: Leo Franco; Cortés, Niño, Nadal, Olaizola; Campano (Lussenhoff, min. 10), Nagore, Colsa, Stankovic (Toni González, min. 13); Eto'o y Correa (Perera, min. 50).
5 VALENCIA: Cañizares; Ayala, Pellegrino, David Navarro, Carboni; Jorge López, Albelda, Baraja (Sissoko, min. 46), Cannobio (Rufete, min. 59); Aimar (Xisco, min. 73) y Oliveira.
GOLES:
0-1, min. Jorge López, de penalti.
0-2, min. 7: Oliveira.
0-3, min. 45: Oliveira.
0-4, min. 71: Oliveira.
0-5, min. 83: Xisco.
ÀRBITRO:
Iturralde González. Expulsó con tarjeta roja directa a Niño, del Mallorca, en primer minuto por derribar en el área a Oliveira; amonestó a Nagore; a Baraja, Navarro y Carboni del Valencia
INCIDENCIAS:
Partido de la décima jornada de Liga, disputado en el estadio de Son Moix, ante unos 16.000 espectadores.

Xisco Cruz
Este tipo de partidos son los que arruinan el trabajo de toda una semana. Ni sesiones de vídeo, ni pizarras, ni estrategia, ni ensayos a puerta cerrada; nada tiene validez cuando al primer minuto el encuentro se raja, se desintegra. Un penalti y la expulsión de Niño convirtieron la cita en un juego, en una puerta abierta para el Valencia, que se forró a medida que avanzaba el reloj. El Mallorca le echó arrestos mientras tuvo fuerzas, pero acabó entregado a la calidad de Pablo Aimar y a su inferioridad física y numérica (0-5).

Apenas 56 segundos le bastaron al equipo de Benítez para atizarle al Mallorca, que llegaba al choque con un aspecto mejorado tras ganar en Riazor. Fue con un servicio frontal de Baraja, que adivinó un hueco entre Nadal y Niño y encontró a Oliveira, que se coló en el área y contactó con el central gaditano, que vio la roja. Jorge López ejecutó el penalti, y todo fue muy distinto a partir de entonces, porque la previsible paridad se rompió. El Valencia, uno de esos equipos que lejos de su estadio ofrece un juego directo y pragmático, no esperó mucho para darle otro bofetón al partido, y una entrega de Aimar a Oliveira la aprovechó el brasileño para cruzarle el balón a Leo Franco en su salida (minuto 6). Una ruina.

Luis Aragonés tiró de catálogo, y puso sobre la arena a Lussenhoff para que jugara con Olaizola y Nadal en el corazón de la zaga, y a Toni González, que ejerció de volante por la izquierda mientras Cortés lo hacía por la derecha. Y los isleños crecieron, porque desde ese instante se acercaron al gol. Primero fue con un escorzo de Correa que conectó un centro de Colsa y que acabó repeliendo Cañizares (minuto 18), y luego con un tiro sesgado de Etoo que se estrelló en el poste (minuto 23). Poco después, una arrancada de Olaizola por la derecha acabó en las botas de Correa, que lanzó un disparo blando que murió en las manoplas del portero valencianista (minuto 34). Esa batería de oportunidades anunció la despedida del Mallorca del partido, que volvió a gobernar el Valencia. Es decir, Aimar. Leo Franco escupió un remate de Baraja tras una jugada del argentino, y a renglón seguido volvió a desviar un remate de Jorge López (minuto 42). Los valencianos empezaban a encontrar espacios cada vez que recuperaban la bola en el círculo central -Baraja estuvo soberbio-, y en una de esas Oliveira logró el tercero; el ariete recibió en profundidad, ganó en el esfuerzo a Correa y elevó el cuero ante Franco (minuto 43).

El monólogo del primer tiempo se cerraba con la sensación de que todo lo que llegara a partir de entonces sobraba, porque ni el Mallorca se veía con fuerzas, ni el Valencia iba a tirar la casa por la ventana. Y así fue, porque el segundo acto fue ramplón, sólo azuzado por un par de remates de Nadal y Lussenhoff en sendos saques de esquina, y los tímidos arreones valencianistas que, con todo, le valieron para lograr el cuarto y el quinto. Primero fue tras una carrera de Rufete por la derecha que encontró nuevamente a Oliveira en el segundo palo; el brasileño remató de cabeza a la red y completó una noche de ensueño (minuto 76). Luego, un buen control de Xisco y un disparo preciso (minuto 88). Contundente.

Rafael Benítez nunca le había ganado a Luis Aragonés. El entrenador madrileño del Valencia no conocía la victoria sobre el de Hortaleza, pero ayer logró romper esa dinámica. El conjunto levantino consiguió su segundo triunfo de forma consecutiva en Ciutat, ya que la pasada temporada también venció. Fue en la primera jornada de Liga del curso 2002/03, y los valencianos se anotaron el triunfo gracia a los tantos de Baraja y De los Santos, actual jugador del Atlético de Madrid. El Mallorca sólo ha ganado un partido en casa, y fue en la segunda jornada ante el Zaragoza.