Lucía Sainz y la menorquina Gemma Triay llegaron este pasado fin de semana a su primera final y lucharon con las gemelas Majo y Mapi Sánchez Alayeto por el trofeo UVa del Valladolid Open, dentro del circuito del World Padel Tour 2016.

Un partido decisivo, eso sí, con poca historia al ceder el tándem Triay-Sainz por un doble 6/1. Gracias a esta primera final de la 'alaiorenca' en el W.P.T. la pareja española supo este lunes que escala ya hasta la quinta plaza mundial del circuito, demostrando en Valladolid su candidatura a poder lograr algún título este 2016.

Poco pudieron hacer. Ganaron el primer juego del partido ante las gemelas y luego se vieron superadas por el vendaval maño. Las gemelas entraron muy enchufadas, tal vez con el recuerdo aún de esa final del campeonato de España que perdieron ante las mismas adversarias.

Los errores no forzados y las falencias físicas condenaron a la menorquina y la catalana que recibieron un parcial de 7-0, los seis del primer set y el primer juego del segundo set. Lograron igualar a 1 pero fue con el último aliento, ya las piernas no respondían y del otro lado de la red la confianza era máxima.

«Muy especial para mí»

Gemma Triay, que ella misma confirmó a «Es Diari» su ascenso hasta la quinta plaza del World Padel Tour, reconocía públicamente, en cuanto al último torneo, que «a pesar de no haber podido competir a nuestro máximo nivel (en la final), estamos muy contentas por el torneo», expresaba.

Para la menorquina residente en Badalona, «siempre será especial por ser mi primera final en un World Padel Tour y por el duro torneo durante toda la semana», manifestaba Triay, a la que ahora le toca «descansar un par de días y luego a dar guerra otra vez».