Hípica. Trote

Iñaki Vinent, segundo en el Criterium de Son Pardo

El conductor menorquín, con Goliat de Clide, se queda a tres décimas del ganador, su ‘mentor’ Toni Frontera

|

Valorar:
preload
Iñaki Vinent, en primer término, conduciendo a Goliat de Clide en Son Pardo

Iñaki Vinent, en primer término, conduciendo a Goliat de Clide en Son Pardo

25-11-2018 | Irene Matas Pery

El pasado domingo se celebró en el Hipódromo de Son Pardo, en Mallorca, el Critérium para potros de 2 años, una de las carreras emblemáticas del calendario anual de Trote Nacional. Una prueba reservada a los potros en el primer año de su carrera deportiva sobre la distancia de 1650 metros. La Federación Nacional de Trote la dotó con una espléndida suma de 15.000 €, a repartir entre los primeros siete clasificados.

Tradicionalmente, y gracias al empeño de los criadores de nuestra Isla, es una carrera donde el trote menorquín ha estado representado en múltiples ocasiones, con diferente suerte. Tenemos ganadores recordados por nuestra afición, como por ejemplo la del pequeño Ben-Hur conducido por Martín Mata, y el año siguiente se llevó el laurel Comilona; años más tarde lo ganaron el querido Trébol, o Cluc SB más recientemente. Ésta no es, ni pretende ser, una lista exhaustiva, sino una muestra de la buena representación menorquina que ha triunfado en nuestra catedral del Trote que es Son Pardo. En ésta ocasión disponíamos de una nutrida representación: Iñaki Vinent (Sant Lluís), Toni Roca (Maó), Joan Orfila (Maó) y Santi Salord (Ciutadella). Conocí a Iñaki Vinent el año 1996 cuando tan solo contaba con 12 añitos. El chaval se inició en el hipódromo mahonés de la mano del veterano Toni Roca, y en los últimos años se acabó de formar con el profesional mallorquín Toni Frontera. Podemos definirlo como un ‘homenot’ de hipódromo, de pies a cabeza, donde ha dedicado y dedica muchas horas y esfuerzos por aprender todos los entresijos que envuelven el mundo del trote. En los últimos años es un deportista que acude con regularidad a Son Pardo y es capaz de luchar por las posiciones de pódium.

Respecto del Critérium, contó con doce participantes, uno de los cuales fue retirado de carrera. Tanto el ganador, Guacamole (Toni Frontera), como el segundo clasificado, Goliat de Clide (Iñaki Vinent), salían en el primer grupo detrás del autostart. Una vez lanzada la carrera, Guacamole conseguía con un potentísimo esprín, justo en la primera curva, situarse en cabeza y, por tanto, se aferró a la cuerda del óvalo, posición privilegiada que ya no abandonaría hasta llegar a meta. Goliat, por el contrario, tuvo que conformarse con la tercera posición, justo en lo que llamamos la ‘posición de la muerte’, es decir, un carril por encima de la cuerda, lo que le obligó inevitablemente a recorrer más metros en las tres curvas del recorrido.

Cuando enfilaron la recta de meta los dos protagonistas se distanciaron claramente del resto de contrincantes. Finalmente fueron tres décimas de segundo lo que separó a Goliat (1’17’’00) del ganador indiscutible Guacamole (1’16’’70); y sacó un segundo y una décima al tercer y cuarto clasificados (1’18’’10). Como ocurre habitualmente en la competición, los pequeños detalles decidieron la victoria. Joan Orfila consiguió una meritoria sexta plaza con Ginger Pla Rib (1’19’’60), un potro criado en Eivissa y que enseñó él mismo en Maó. Los otros dos participantes menorquines fueron distanciados en el curso de la carrera.

Felicitar a Toni Frontera por ésta magnífica victoria, que a la vez clasifica el potro para la cita más importante del año, el Gran Premio Nacional, (mayo de 2019), y felicitar efusivamente a Iñaki Vinent por el gran hito conseguido, que con los puntos acumulados con ésta segunda plaza podrá tener muchas posibilidades, también, de participar en el Gran Premio Nacional de 2019.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.