Motociclismo

La espectacular caída de Lorenzo que cambió el Gran Premio de Cataluña

| Barcelona |

Valorar:

El español Jorge Lorenzo (Repsol Honda RC 213 V), tirando del más insano humor negro, literalmente 'despejó' el camino a su compañero de equipo Marc Márquez camino de su cuarta victoria de la temporada, en el Gran Premio de Cataluña de MotoGP.

Aunque suene duro y algo mordaz, esa fue la clave, contundente, del Gran Premio de Cataluña, pues, por lo visto en los entrenamientos, el desgaste de los neumáticos y la estrategia en la elección de los mismos iba a ser decisiva para una carrera que todos auguraban dura, pero que al final no lo fue y se convirtió en un paseo triunfal de Marc Márquez.

El piloto de Repsol Honda no pudo controlar todo el potencial de su moto con la electrónica y hasta en dos ocasiones se le levantó la rueda delantera de su moto obligando al sistema a «cortar encendido» para recuperar la adherencia con el suelo, una circunstancia que propició que Andrea Dovizioso, con una salida casi perfecta al manillar de su Ducati Desmosedici GP19 desde la segunda línea, se colocase líder, efímero, pero líder.

En la segunda vuelta Marc Márquez intentó recuperar el liderato en la siempre comprometida curva diez para comenzar a marcar su propio ritmo y hacer la selección definitiva, pero ésta, la selección, la hizo Jorge Lorenzo, quien en una maniobra, para algunos de novato y para otros de alocado, intentó adelantar en ese mismo instante y en ese punto no sólo a Dovizioso, sino también a Valentino Rossi y a Maverick Viñales.

Entró muy colado, perdió adherencia en el tren delantero y se llevó a Dovizioso, éste hizo lo propio con Maverick Viñales que iba por fuera, mientras que la Repsol Honda de Jorge Lorenzo, en su carrera desenfrenada por la escapatoria, embistió a un Valentino Rossi que intentaba escapar indemne de un pleno casi de bolera.

Se acabó la carrera. Márquez sólo y destacado por delante, el resto esquivando motos y pilotos y la carrera, salvo error, sentenciada.

Viñales, uno de los damnificados, sentenció que «no hay excusas» que lo justifiquen. «Al final ha arruinado la carrera de tres pilotos, a Valentino (Rossi), a mí y a (Andrea) Dovizioso, que se está jugando el Mundial», afirmó.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.