Teo Gelabert, en primer plano, en Madrid | P.C.

1

El menorquín Teo Gelabert disfrutó hace algunos días en Madrid, durante el presente mes de mayo, de su estreno en el Campeonato de España de Parabádminton. Una irrupción en una cita de ámbito nacional que ni los nervios o el respeto que podía sentir en el previo a la competición rebajan la sensación de «genial experiencia» con la que Gelabert define lo que ha sido su paso por la capital para competir y convivir con los mejores del país.

«Esto es como una familia, todo el mundo me ha acogido muy bien», explica el menorquín en alusión al trato que organización y el resto de participantes le han mostrado. «Y además, todo ha ido mucho mejor de lo que pensaba, aunque es cierto que mi nivel es algo irregular; llevo poco tiempo entrenando, y además tenemos dificultades, pues solo tenemos una silla en el club, que tenemos que compartir entre dos, y para ir a más, necesitamos eso, entrenar, trabajar todos los movimientos...», relata Gelabert.

Y aunque conseguir unos grandes resultados en la pista no era el objetivo en su primera cita de rango estatal, el ‘raqueta’ menorquín sí espera en adelante «poder entrenar duro y en mejores condiciones y todo el tiempo que sea posible, para mejorar, aprender y alcanzar un nivel óptimo y poder acudir a más campeonatos», abunda en ese sentido.

Por último, Gelabert también pone luz sobre lo costoso de participar en una cita de este nivel, «pues además de tener que ir a Madrid, hay que tener en cuenta todos los gastos que supone la estancia... pero en definitiva, mi único objetivo ahora es entrenar para mejorar e ir a más», apostilla Teo Gelabert.