Voleibol. Entrevista

Irene Cano, o el adiós definitivo

Tras dos amagos de regreso para ayudar al CV Ciutadella, la central aparca el voleibol

| |

Valorar:
preload
Integrada. La de Laredo ya es una menorquina más, sin duda

Integrada. La de Laredo ya es una menorquina más, sin duda

04-02-2017 | Gemma Andreu

Todo parece indicar que ahora sí, la central Irene Cano Bustamante (Laredo, 1985) podrá colgar de manera definitiva las zapatillas. Algo que anunció hace dos años pero que por varios motivos se ha visto 'obligada' a echar una mano al CV Ciutadella, su club y entidad donde se ha pulido como jugadora importante en la pista. Cano, totalmente integrada ya a la vida ciutadellenca, dice adiós al voleibol sin hacer ruido, como cuando jugaba. Eso sí, antes, repasa con «Es Diari» su fructífera etapa, labraba principalmente en Universidad de Burgos y Avarca. Sus estudios– es ingeniera civil– y ocupaciones laborales han mandado a la hora de tomar la decisión de apartarse de las pistas, quizás demasiado pronto, pero satisfecha y con la sensación del deber cumplido.

¿Adiós definitivo? ¿Seguro ya que Llorens no la llama más?
— Eso creo, pero ya no digo nada (risas). Cuando tomé la decisión de dejarlo hace dos años no tenía intención de volver y por eso se fichó a otras jugadoras en mi puesto. Después se dieron ciertas circunstancias que hicieron que regresara, primero por Daly y luego por la marcha de Helena. El club necesitaba ayuda y dado que mi vida personal me lo permitía, pues volví.

¿Por qué ahora? ¿Retos personales fuera ya del voleibol?
— Sí. Estoy en una etapa de mi vida en la que priorizo otras cosas. Principalmente claro, mi futuro laboral.

Creo que le quedaba cuerda para rato. ¿Se veía aún por calidad y físico en el Avarca?
— Por suerte siempre me han respetado las lesiones y sigo haciendo ejercicio. Sí podría haber jugado algo más de tiempo.

En este último amago de regreso, ¿cómo se sintió? ¿'Mono'?
— Me sentí bien porque conozco el club, la forma de trabajar de Bep y a la mayoría de compañeras. Fue fácil volver a adaptarse.
Admítanos, ¿ha tenido algunas ofertas tras dejar el Avarca no?
— Algunas sí han habido.

¿A día de día ya no se puede vivir no del voleibol únicamente como años de oro en SFV?
— Muy poca gente ha podido vivir solo del voleibol y al menos en mi caso, nunca ha sido así y lo he tenido que complementar trabajando.

¿Qué valoración hace de su larga etapa en el CV Ciutadella?
— Positiva. Cada año he intentado mejorar y superarme en cada faceta y en líneas generales creo que he cumplido.

Llegó a ser la capitana... ¿Le ha faltado quizás anotación siendo la mejor bloqueadora?
— El primer año sí estuve floja en ataque; los otros años ya mejoré mis números. De todas formas, las centrales no recibíamos mucho balón, por lo que anotábamos menos.

La selección española absoluta, ¿su gran cuenta pendiente?
— No, en absoluto, hay otras jugadoras mejores.

El actual Avarca, ¿llegará finalmente a Play off? ¿Se sorprendió que no entrara en la Copa?
— Creo y espero que así sea, hay calidad para ello. Y sí, pensaba que se jugaría la Copa; de hecho, la clasificación se decidió en el último partido. Está bastante igualado todo y dejar algún punto en el camino se paga caro.

¿Qué le parece la plantilla?
— Me gusta, creo que es una plantilla bastante equilibrada.

Lleva un tiempo el Avarca en tierra de nadie en la tabla. ¿Debería dar un paso adelante de cara a la gente y propio club?
— No creo que sea así. El problema es que no se puede comparar el equipo de antaño que ganaba ligas y tenía un presupuesto mucho mayor, al de ahora.

Pongámonos tiernos, ¿qué le ha dado el voley? ¿Y quitado?
— Me ha aportado muchas cosas buenas, como compañerismo, disciplina, poder de superación y muchos otros valores. He viajado mucho, que siempre enriquece, y hecho algunos amigos. ¿Quitarme? Tiempo para hacer otras cosas y perderte algún que otro momento importante con amigos y familia.

En el CV Ciutadella, ¿dónde radica el mérito de cumplir ya once años en Superliga siendo una isla, con lo que ello implica y complica?
— Está formado por personas que realmente aman este deporte; gente seria, honrada y que trabaja mucho, desinteresadamente, para que siga habiendo equipo. Es mucho mérito y quizás no se reconoce como debe.

Dos últimas cosas, ¿trabaja bien el club la cantera viendo las jugadoras que sube a SFV?
— Cada año más jugadoras júnior ayudan en los entrenamientos de Superliga y esto hace que aprendan y mejoren más rápido. La intención es buena, luego, si se consigue jugar o no, depende de otros factores.

Acabamos, ¿no se plantea hacerse entrenadora o colaborar de otra manera en el voleibol?
— No entra en mis planes ser entrenadora. Colaborar de alguna manera es más factible.


Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.