Imagen de este sábado, con las grancanarias construyendo su enésimo ataque y con Pejkovic y Figueroa a punto para intentar pararlo | C.V.O.

2

No pudo ser este sábado por la tarde en Las Palmas de Gran Canaria y la lógica del líder de la Liga Iberdrola decantó el encuentro con un concluyente 3-0 que convierte al Gran Canaria Urbaser como campeón de invierno y deja al Avarca de Menorca sin opciones coperas. De esta manera, el conjunto menorquín, pese a ir de menos a más en esta primera vuelta, ve como su reacción ha sido insuficiente y después de varias temporadas de presencia en el torneo del KO– su primer gran objetivo de esta temporada 2021-22– no estará el próximo mes de febrero en Lugo, con los mejores de la competición.

En un partido serio de las menorquinas y en la línea de estas últimas jornadas, sobre todo en el segundo parcial, las jugadoras de Bep Llorens pudieron sorprender a su rival gran canario, pero con 20-22 para las bermellones, las locales de Pascual Saurín endosaron un parcial de 5-0 que desinfló la moral de las baleares. A pesar de la calidad de jugadoras como la líbero Maria A. Gomila o la atacante argentina Maira Westergaard, el poderío de las isleñas, intratables en el centro con los centímetros de Marie y Varela, o la calidad de Natiele o Saray Manzano, acabó sellando el triunfo grancanario por la vía rápida, cerrando la primera vuelta líderes invictas.

Las menorquinas de salida dieron muy buena imagen en el primer set con una defensa furiosa ante la superioridad canaria en la red, pero en el momento importante del partido, con 20.18 y todo abierto, dos errores en el saque y el poderío de Marie con un bloqueo y un gran remate sellaban el 25-20 del líder. En la segunda manga, fenomenal de nuevo el arranque con Wanda, Carlota y Westergaard poniendo un 1-5. La reacción local, paso a paso, obligaba al tiempo de Llorens cuando Sulian ponía el 9-8. A pesar de un tremendo balonazo en la cara de la líbero Gomila, las menorquinas cogían ventajas destacadas como un 16-18 o un 17-19 tras un saque largo local. Pero con 20-22 el tiempo muerto de Saorín cambió la cara al partido. Reaccionaba Gran Canaria y con un 22-22 se vivía un punto tremendo, varias fases de ataque, defensas tremendas y casi un minuto de idas y vueltas hasta que Sulian Matienzo machacaba el 23-22. Bravísima la resistencia de Avarca, que al final dobló la rodilla tras un gran bloqueo de Varela.

Los centímetros de la jugadora 12 local junto a la calidad en la red de Raquel y de Marie fueron la clave para el arranque fuerte de Gran Canaria, 4-0 de salida en el tercer parcial con polémica en un punto donde el block out fue inexistente. Un gran remate de Sansó a la corta ponía el 10-8, y Avarca no se rendía, pero Natiele desplegó su repertorio de fintas en la red.

Un gran bloqueo de Pejkovic puso un 13-11, el tercer set progresaba pero las locales no se despegaban. Muy buena la resistencia balear, con una diagonal académica de Westergaard demostrando que Avarca tiene centímetros y clase para pelear con cualquier equipo de la liga. Dos bloqueos seguidos de Marie y Raquel pusieron un 18-14, y aunque Llorens pidió tiempo, Sulian ponía un 21-16 y con el servicio de la jovencísima De Paula, 16 añitos, Gran Canaria progresó con puntos preciosos como el 23 de Saray, finta de muñeca deliciosa. Al final, 25-19 con un servicio fuera de Wanda y derrota clara pero dejando el pabellón menorquín muy alto.