Complejidades en la gastronomía

Una manía que les dio muy fuerte a nuestros restauradores hasta bien entrada la primera mitad del pasado siglo, fue poner en francés, alemán o inglés, pero sobre todo francés, los nombres de recetas españolas y hasta se complicaba la cosa cuando mezclaban un par de idiomas.