Balears, tras el 24-M