El té de las cinco (2)

El ferry atracó en Dover con mucha vibración y gran trasiego. En el mismo momento en que puse los pies a tierra, se desató una violenta shower...

Egos (y 10)

Ellas dos no cesan un instante de darle al móvil, aunque son vecinas y colegas en la Universidad alayorense..

Los 'egos'…

Los filósofos dicen que «El Ser se dice de muchas maneras», Heidegger, sin embargo, insiste en llamarle Ente: hay que distinguir, dice, entre el verbo y el participio del verbo.

Los "egos..." (3)

Tengo que suponer que los genes por los que me auto-atribuyo  lo de  letraherido  venían de muy lejos...

Los egos (2)

Después del agnóstico, dudo entre situar el «sexista» o el «letraherido»: durante muchos años ambos mantuvieron  una fluída relación...

'Spleen'

A ver si hoy escribo. Llevo más de cuatro meses al pairo, pero (conjunción adversativa) solo tres lectores me han preguntado...

Dietario...

Recogido el pan, como lo hacía Umbral cada día (pero yo lo recogía veinte años antes que él). Y a las once estoy sentado...

Fiestas pasadas

Sentado semanas atrás, evidentemente en el Bar Bosch, entablé conversacion con un caballero belga, periodista él...

Crónica palmesana...

A media mañana, recogidos los periódicos, me instalo a la única una mesa que queda libre: el bar Bosch es una isla de teutones...

Fonemas...

No, ateo no soy, mi querida corresponsal; ateo es un fonema que no se compadece con mis veleidades ontológicas: ni por su...

Abordaje...

La otra noche, resguardado tempranamente de la basura pactista, terminé en cama la lectura de la segunda parte de «Don Quijote»...

Esplín

En uno de su e-mails, una joven insolente admiradora palmesana (a cuya madre quisimos tanto…), se atreve, y sin venir...

Marxismo...

El pasado jueves, en un viaje de ida y vuelta a Palma, estuve sentado junto a un señor, ciutadellenc por acento, a quien...

Nuevos ricos...

El hijo llegó antes de tiempo, e informado por su madre de la neura paterna, se acercó a su habitación  y le dio un beso...

Ellas...

A los postres, las dos se encontraron a la puerta de los lavabos del restaurante. Antes se habían saludado, pero desde...

Nochebuena…

La noche se adensaba de humedad y silencio, y ella regresaba a su casa desde el piso donde ejerce en Es Camí des Castell, y él la esperaba en la plaza des Bastió.

Otra vez Navidades

Desayunaban en silencio. Cansina, la lluvia empapaba los árboles, el parterre desolado, los columpios ociosos, el surtidor...

Bamboleo...

La jovencita entró dando un portazo y arrojó la mochila sobre el sofá, donde su madre estaba, naturalmente, visionando la tele...

Folletón...

Trabajaba en uno de los hoteles donde yo era director, ella era viuda y tenía entonces un hijo de unos 19 años que sufría una leve minusvalía cerebral y que por dos veces había tenido problemas serios con su corazón.

MAGA… (No la 'de Rayuela' )

Volábamos muy alto, en asordado silencio. Encima, un cielo nítido, bajo el mar bravío, alardeado de espuma. De golpe, el avión entró en una ruidosa  alteración de ritmo

Perversa labilidad...

Cuando el habitual Orfidal retrasa su somnífero potencial, busco una emisora  francesa, casi siempre interesante, y en la que la otra noche...

Picadores...

El Vueling de Ana llevaba retraso sobre el de Laura.- Aquí Mahón. Anuncian media hora, pero véte tú a saber. Mientras, voy a contratar el coche. Ana, aquí el calor es africano, te aviso.

Vacaciones…

En la voz de ella se había notaba el cabreo.  - Ignacia,  no me gusta decir que se acabó la pila, pero es cierto. Te llamo desde el móvil de Jorge, estoy al llegar. Ya sabes como son los jueves en el Consejo.

Diálogo no socrático…

Secretaria de Asuntos financieros del señor Pujol. ¿En qué puedo servirle? - Soy el señor Ivanovich y quisiera hablar con el señor Pujol. Usted me conoce.

Sorprende y no sorprende...

Sí. Sorprende y no sorprende que reserváramos una mesa en la Torre Eiffel,  iba yo con mi hija  a despedirme de mi idolatrada París y quería  hacerlo desde lo alto de su ícono más conspicuo

Mis gatitos...

Caen  gotas gordas, parsimoniosas y enlodadas, bajo un cielo ahumado de nubes avaras, que cubren otra vez un sol lejano y difuso: este verano va pudriéndose complacientemente…