Ana Gomila se estrena en la novela

El segundo libro de la profesora y música, «Un acto reflejo. Último caso del comisario Caravaggio», es una intriga policial al estilo Agatha Christie, llena de guiños literarios y artísticos

|

Valorar:
preload
Ana Gomila en Besalú donde participa en un curso de percusión medieval.

Ana Gomila en Besalú donde participa en un curso de percusión medieval.

15-07-2019

Profesora, música y articulista, Ana Gomila Domènech se estrena en la novela con «Un acto reflejo. Último caso del comisario Caravaggio». Se trata de una novela policíaca al más puro estilo Agatha Christie, una obra de intriga criminal en la que hay un muerto, un investigador y una serie cerrada de sospechosos.

La autora afirma que «Un acto reflejo» es una especie de ‘divertimento’ o ejercicio estilístico en el que no es difícil averiguar quién es el asesino y, por otro, encierra varias capas o niveles de lectura, ya que también alude sutilmente a otros temas como la política y la moralidad, la integración y el supremacismo, diferentes formas de amor contrapuestas entre sí.

«No quiero contar demasiado sobre la trama de la novela para no dar pistas, pero de todo ello hay un poquito», dice.

Atentado
Respecto a las novelas del género negro o policíacas, Ana Gomila afirma que «le chiflan» y, en especial, las de Agatha Christie no tanto por su estilo, que carece de atractivo literario, sino por sus tramas.

«Además, las novelas policíacas –añade–, me parecen un excelente armazón del que colgar todo lo que me interesa, construir un montón de personajes aun con pocos elementos, hacer descripciones impresionistas y crear ambientes evocadores, introducir citas y referencias culturales (de las cuales hay muchísimas en «Un acto reflejo»), etcétera».

El caso comienza cuando el comisario Giuseppe Caravaggio, ya a punto de jubilarse, recibe una llamada en domingo en su domicilio después de que un supuesto fotógrafo intente atentar contra un candidato conservador y sea, a su vez, objeto de un disparo.

Nacido en un orfanato, el policía compensa sus carencias personales y su falta de brillantez de su carrera profesional con un sentido del humor muy británico, pese a la procedencia italiana de su linaje.

Hace tres años, Ana Gomila, miembro del grupo Gaudium et Musica, especializado en la música antigua, publicó su primer libro llamado «El jardín de las delicias: Narraciones y opiniones»; una miscelánea en la cual recogía la mayoría de relatos y artículos sobre temas culturales que habían ido saliendo en «Es Diari».

El libro con el último caso del comisario Caravaggio puede encontrarse en formato de papel y en versión electrónica en Amazon. El hecho de que sea una novela de solo 62 páginas ha sido una dificultad que la escritora encontró para encontrar una editorial que quisiera publicar «Un acto reflejo».

«La mayoría de agentes literarios y editoriales –señala Gomila– no aceptan manuscritos, muchos solo están interesados en publicar mamotretos (las novelas breves, al parecer, solo gustan en Francia) y otros únicamente aceptan autores fácilmente «vendibles», que se hayan hecho un nombre con anterioridad. En resumen, la pescadilla que se muerde la cola».
«Me encantaría que el libro tuviera continuación pero el público lector dirá. Si consigo vender suficientes ejemplares como para que el esfuerzo invertido merezca la pena, habrá un nuevo caso Caravaggio. Si no, seguiré cantando, que es más agradecido», afirma.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.