Los pequeños montan el «Museu del Confinament»

Alumnos de la escuela de verano del Museu de Menorca reflexionan sobre la pandemia en una muestra

| |

Valorar:
preload
Una de las maquetas diseñadas por los jóvenes comisarios de la muestra, una treintena de chicos de entre 6 y 12 años que han participado en la escuela de verano del Museo de Menorca

Una de las maquetas diseñadas por los jóvenes comisarios de la muestra, una treintena de chicos de entre 6 y 12 años que han participado en la escuela de verano del Museo de Menorca

Josep Bagur Gomila

Desde esta semana y hasta que comience el próximo curso escolar, la primera planta del Museu de Menorca acogerá una exposición temporal un tanto especial. Se trata de un espacio en el que se puede visitar la muestra «Museu del Confinament», y que cuenta con la peculiaridad de que se trata de un montaje que ha sido diseñado por un grupo de jóvenes. Estamos hablando de los alumnos que en las últimas semanas han asistido a la escuela de verano que organiza el espacio cultural con la colaboración de Sa Xaranga, empresa especializada en el ámbito socioeducativo.

Durante los últimos meses mucho se ha escrito sobre la pandemia, sus efectos y cómo la sociedad se ha enfrentado al periodo de confinamiento. Una etapa que pasará a la historia y en la que de alguna forma faltaba la visión de los más pequeños. Durante muchas horas, estos ha reflexionado sobre cómo vivieron ese periodo, y con la ayuda de expertos en la materia se ha convertido en comisarios de una muestra en la que recuerdan «qué hicieron y cómo se sintieron» durante los cerca de 60 días de encierro, explica la responsable de Sa Xaranga, Judith Morillas.

Uno de los elementos más destacados de la exposición son las diferentes maquetas que han fabricado con sus propias manos, piezas con las que pretenden narrar cómo veían su mundo más próximo desde las ventanas de sus casas, una representación en la que no podía faltar su particular homenaje a los sanitarios.

El espacio expositivo se complementa con una selección de los objetos que de alguna forma definieron para ellos el encierro (el mando de la tele, cuentos, pinturas, chocolate...) con la correspondiente expoliación escrita. También han aportado los vídeos registrados durante la pandemia, han hecho un mural con las palabras que más repitieron en ese periodo y han querido dedicar un apartado especial de homenaje a sus padres, una especie de guiño a modo de agradecimiento.

En definitiva, un testimonio que quedará para la posteridad desde un punto de vista diferente, el de quienes sufrieron un encierro más estricto. «Están muy orgullosos de su creación, se han involucrado mucho a la hora de contar su propia historia y han transmitido las ganas que tenían de volver a la normalidad», concluye Morilllas.

Comentar


Todos sus comentarios serán previamente moderados. Gracias por participar.

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

se necesita mas oferta
Hace 6 días

Cada verano hay mas niños que necesitan una escuela de verano, ni siquiera este ha sido una excepción, incluso mas que nunca para socializar despues de meses sin ver sus amigos. Lo que encuentro a faltar es que no haya una piscina publica descubierta como en Mercadal por ejemplo, porque no todos los padres disponen de jornadas libres o vehículo para que los pequeños se refresquen y queden con amigos o familia para jugar mientras nadan. En Mahón ya hay poquísimas playas (sólo podemos ir a Es Grau o Mesquida y no están cerca, ni siquiera podemos disfrutar de Favaritx pq nos sale carísimo por familia con niños ir). En esto Mahón se queda atrás.

Valoración:0menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1