Un legado con mucha historia

La familia Ferrer Agell dona un importante fondo documental de finales del siglo XVIII hasta mediados del XX al IME

|

Valorar:
Can Victori acogió ayer la formalización de la donación. 

Can Victori acogió ayer la formalización de la donación. 

Gemma Andreu

Las hermanas Ferrer Agell han entregado al Institut Menorquí d’Estudis (IME) un importante fondo documental relacionado con su familia que abarca desde finales del siglo XVIII a mediados del siglo XX. El archivo de su padre Humbert Ferrer Andreu (1921-2014) consta de seis carpetas con diversos documentos, entre ellos originales de artículos y libros escritos por miembros de esta importante saga de médicos, farmacéuticos y naturalistas menorquines. Un paso más en la recuperación de la memoria de los menorquines que han sido relevantes en la generación y difusión del conocimiento.

Destacan por su importancia los «Anales» de 1830, 1831, 1832 y 1833, escritos por Francisco Aledo Preto a su hijo Joan Aledo, que vivió en Barcelona, y que son una crónica de los acontecimientos y la vida de Maó durante esos años; «El Diccionario menorquín-castellano» (1883-1887) y «Quertille des dielècte menorquí» (1858) de    Jaume Ferrer Parpal.

Todas estas obras así como el resto del material donado ya habían sido escaneadas en 2010 por iniciativa de Pere Oliver Reus, en ese momento director general de Innovación del Govern balear, y Josep Miquel Vidal Hernández, coordinador científico del IME, y amigo personal de Humbert Ferrer.

La importancia de la donación radica en que los documentos manuscritos originales ahora se pueden consultar con mayor facilidad, ya que el compromiso del IME es hacer un inventario y ponerlos a disposición de los investigadores en una nueva sala de consulta que se establecerá próximamente en la planta baja de Can Victori.

«El papel del IME es reivindicar la importancia de las personas que crearon conocimiento científico y cultural en Menorca», explica Cristina Rita, presidenta del Comité Científico del instituto. Por su parte, Marta Ferrer Agell destaca «la importancia sentimental» del archivo y el hecho de que «después de tanto tiempo ya no se sabe lo que es privado y lo que es público en este fondo documental. Los aspectos privados de la vida familiar se convierten en un relato del tipo de vida de aquellos tiempos en Maó y Menorca».

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

De momento no hay comentarios.