Imagen de archivo de un grupo de voluntarios trabajando en la recuperación de un bien etnológico en el término municipal de Ciutadella | SHMB

0

La normalidad también se está acercando a la Societat Històrico Arqueològica Martí i Bella. Prueba de ello es que, tal y como anunció este miércoles su presidente, Ángel Roca, el Grup d’Intervenció sobre Béns Etnològics (Gibet) recuperara su actividad el próximo domingo después de permanecer inactivo prácticamente durante dos años como consecuencia de la pandemia.

La primera cita será este domingo, entre las 9 y las 13 horas, y los miembros de la entidad adherida al Cercle Artístic han decidido que el espacio objeto de recuperación será el entorno de Es Pinaret. Una zona verde en la que ya habían trabajado en la última etapa en la restauración de sus dos grandes barracas, que según Roca siguen necesitando algunas actuaciones.

Además, la brigada de voluntarios trabajará en la recuperación de otras dos construcciones de piedra de menores dimensiones, como dos barraques de porquim, una de las cuales tiene la bóveda caída. Por otra parte, necesitan tareas de desbroce y limpieza en su entorno.

Esta nueva campaña, que también incluye el desbroce parcial de la parcela donde se ubicará el mirador de Punta Nati, se prolongará durante ocho domingos, uno al mes, hasta mayo. Unas labores que se desarrollarán en coordinación con el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Ciutadella. Desde la «Martí i Bella», su presidente hace una invitación «a los jóvenes» para que se sumen a un proyecto de recuperación etnológica que lleva doce años en activo. Los interesados pueden apuntarse en el correo shamartibella@gmail.com.