Saske (izquierda) junto al productor con el que lanzó a principios de este año el álbum «Tramuntana», Kas Rules 

10

Con las listas de ventas físicas de discos prácticamente obsoletas, las escuchas en streaming son actualmente el mejor termómetro para medir el éxito de los artistas y el respaldo del público. Un campo, el digital, en el que la plataforma Spotify se erige como uno de los principales espacios de referencia.

Y si echamos un vistazo a las cifras que ofrece el servicio sueco de música on line en lo que se refiere al impacto de los artistas menorquines, el gran triunfador, y de largo, es el rapero de Ferreries Saske, que cuenta con 207.793 oyentes únicos mensuales. Su posición viene empujada por la publicación a principios de año del álbum «Tramontana»,    pero sobre todo por su pertenencia al colectivo de raperos Space Hammu y a sus colaboraciones con artistas con gran tirón en la escena de la música urbana, como Delaossa.

De los ritmos que triunfan en el nuevo milenio, al pop-rock menorquín del siglo pasado, que no pierde fuelle pese al paso de los años. Ja t’ho diré, cuya carrera se desarrolló entre 1986 y 2003, contabilizaba a día de ayer 23.690 oyentes únicos al mes, una cifra que se suele mantener estable pero que gana cerca de 3.000 escuchantes en un año. Lejos de pasar al olvido, el grupo al que ponía voz Cris Juanico sigue cotizando al alza.

Un artista este último que es por otra parte el gran protagonista del top ten menorquín. Con su proyecto en solitario contabiliza otros 4.755 fieles cada mes, a los que hay que sumar los que llegan de la mano de otra de las bandas de las que forma parte y que no sigue en activo: Menaix a truà (1.370).

El tercer puesto de la clasificación queda reservado para el artista más internacional con que cuenta la Isla actualmente, Marco Mezquida. El pianista de Maó, que hace dos semanas actuó en Bulgaria, el trigésimo octavo país al que viaja gracias a la música, tiene 10.021 oyentes.

Completado el podium, cabe destacar el cuarto puesto del reggae con denominación de origen menorquín de Rudymentari (tres sold out en sus actuaciones en la Isla este año).

Es seguido por el rapero de Es Mercadal Asekas, integrante junto a Saske también del grupo menorquín DLDH.

En el top ten no podía faltar quien sin duda es en la actualidad    una de las bandas más populares a nivel insular, y balear, Pèl de Gal en el séptimo puesto.

Sigue Guiem Soldevila en el ranking.

Cierra el cuadro de honor el DJ Gelab en la décima posición.

La realidad es que en los siguientes diez puestos la clasificación está muy ajustada con varios artistas que superan los mil oyentes: los jóvenes Veerlat (1.351), Anna Ferrer (1.210), Leonmanso (1.089) y un clásico popular menorquín como Los Parranderos (1.084).

En lo que se refiere a las canciones más escuchadas hay cambio de líder. Nadie puede con la veteranía de «Si vens» (1,9 millones de reproducciones) de Ja t’ho diré, seguida de «Bonita lana» con Saske (1,5 millones) y «Ready or not» de Gelab ( 1 millón).