El pintor burgalés Pedro Valdemoro regresa por tercera vez a la galería Retxa. | Josep Bagur Gomila

0

La galería Retxa, de Ciutadella, acoge una exposición del pintor burgalés Pedro Valdemoro formada por 25 cuadros de formato pequeño y mediano que muestran el mar y parajes de la costa de Menorca. «Uno de estos lugares es Sanitja, un rincón que me motiva mucho, me resulta muy apaciguador, me llena mucho, puedes pasar horas y horas disfrutando del mar», asegura el catedrático de Historia que es un visitante asiduo de la Isla desde hace treinta años y que desde su jubilación en 2016 dedica más tiempo a su vocación artística.

Pedro Valdemoro utiliza el acrílico y la técnica mixta para realizar sus cuadros, en este caso las marinas de Menorca, aunque empezó con óleo, pero por comodidad -según asegura- se ha pasado al acrílico que combina con la técnica mixta, «a veces lo mezclo con bolígrafo, otras veces con lápiz o espátula, también periódicos o la mano, es muy variado», señala.

«Sent s’illa» es la tercera exposición que realiza en Retxa y estará abierta hasta el 27 de julio. Las obras son inéditas ya que, excepto dos que ya expuso en su momento, el resto de cuadros son de nueva creación. Los lienzos reflejan diferentes espacios marinos de Sanitja, al norte de la Isla, y también de los acantilados de la costa sur, concretamente de Ciutadella «Empecé a pintar los nuevos cuadros a partir del otoño del año pasado y los acabé en primavera, durante todos estos meses he estado trabajando para preparar esta exposición. Al igual que Sanitja, los acantilados del sur de Ciutadella me gusta mucho, me motivan mucho para representarlos en el lienzo», afirma.

En la actualidad, Valdemoro da mucha más importancia al color en sus trabajos que combina con la luz que brindan sus cuadros, tras haber dejado atrás una etapa inicial en que era más dibujístico. Por ello, cinco o seis de los cuadros expuestos están pintados con un color rojo muy fuerte, y en otros predominan el azul. «Mi obra sigue siendo naturalista, porque lo que pinto se reconoce, aunque quiero que se reconozca primando más el color que la forma, uno sabe que la forma está ahí, se ve porque eso se observa directamente, pero el impacto del color es lo que yo quiero que se transmita, que sea predominante. A través del color quiero transmitir la luminosidad de la Isla», apunta.

Valdemoro es un habitual en el ambiente artístico de su ciudad, Burgos, sobre todo por haber incrementado la producción artística desde su jubilación. El pasado año realizó una exposición monográfica de 75 cuadros sobre la Catedral de Burgos, concretamente en la emblemática sala llamada el Arco de Santa María, con motivo de la celebración    del octavo centenario de la colocación de la primera piedra de la catedral.