El puerto de Maó, donde pasó prácticamente todos los veranos que visitó la Isla, era uno de los lugares predilectos del fotógrafo chipriota.

Tras un intenso mes de actividades, la cuarta edición del Menorca Doc Fest toca ya a su fin. Como colofón, la Sala Sant Antoni de Maó acogerá este viernes (19 horas) la inauguración de su última propuesta, una de las más interesantes de la muestra, con la apertura de la exposición «Idil·li Mediterrani», del reconocido fotógrafo chipriota Reno Wideson (1920-2020). Un artista que a lo largo de su trayectoria mantuvo una estrecha relación con la Isla, de la que nos queda como testimonio la colección de fotografías de la que podremos disfrutar hasta el 3 de diciembre.

Wideson, en su estudio de Inglaterra.

Una propuesta que se exhibe como un reflejo de los años en los que Wideson veraneó en Menorca. Recuerdan desde la organización del Menorca Doc Fest cómo «el anhelo» del chipriota por el Mediterráneo le llevó a buscar un lugar próximo a la Inglaterra donde residía pero que le recordara a su isla natal. Tras descubrir Menorca comenzó a pasar los veranos en ella desde 1963 hasta principios del siglo XXI.

Mirada turística a la Isla

Un periodo en el que se dedicó a documentar, principalmente, aspectos relacionados con el mar, los puertos y barcos, así como la vida de su familia durante sus estancias vacacionales    en la Isla. A través de la observación y comparación con Chipre, buena parte del trabajo de Wideson se centra en mostrar el puerto de Maó, que según cuentan era uno de sus entornos predilectos, una zona en la que se instaló prácticamente desde su llegada. No obstante, también orientó el objetivo de su cámara hacia otros rincones de la Isla, como se puede comprobar en la muestra. Así, «Idil·li Mediterrani» se presenta ahora en forma de retrato desde una mirada turística de la Menorca de los años 60.

La plaça Nova de Ciutadella, captada por Reno Wideson

Wideson está considerado como uno de los fotógrafos chipriotas más importantes del siglo XX. Como legado ha dejado también una gran cantidad de imágenes relacionadas con la vida cotidiana, el paisaje y la gente de Chipre. De hecho, su contribución a la imagen de ese país fue «excepcional», recuerdan desde el festival, desde que en 1949 fuera contratado por la Oficina de Desarrollo Turístico. Unos años más tarde, en 1960 se trasladó a Inglaterra, donde trabajó para la prestigiosa BBC.

Imagen de las fiestas de Alaior, con sus gigantes y cabezudos

Cabe recordar que la conexión chipriota-menorquina ya fue protagonista en 2017 de otra exposición. Imágenes de ambos territorios compartieron espacio en el marco de la muestra «Cyprus-Menorca-Views of two islands trough the lens of Reno Wideson», que se exhibió en Nicosia.

Wideson, que también sirvió en el regimiento chipriota de la Armada Británica, demostró ya desde bien joven interés por el mundo de la fotografía, en gran parte a la amistad que mantenía su padre con el reconocido fotógrafo Leopold Glaszner.