Lore y Eneritz posan en su local de ensayo. | Santiago Torrado

Lore, Eneritz y Pati son las integrantes de las Hienas Terkas, la primera formación de música punk integrada por mujeres en la Isla. «En realidad la primera banda punk de Balears integrada por mujeres existió en los 80. Eran de Mallorca y se llamaban Las Hienas. La coincidencia es pura casualidad», señala Lorena en diálogo con «Es Diari».

En su corto pero intenso recorrido, las Hienas Terkas han pasado ya por varios escenarios con su estilo musical ácido, a caballo entre la provocación antitodo y la escatología weird. «El proyecto nació durante la pandemia y apenas pudimos encontrarnos buscamos local y comenzamos a tocar. Al principio fueron versiones pero luego Lore comenzó a sacar letras y ahora tenemos 7 temas propios», señala Eneritz. Entre algunos de sus éxitos más coreados por el público se cuentan temas como «Juan Psicosis», un single que las ha llevado al festival de música punk «Inter-islas» celebrado en Mallorca el pasado mes de abril, donde «Las Hienas Terkas» se dieron su primer baño de masas. «Poco a poco vamos cogiendo tablas. Más allá de lo bien o mal que podamos sonar, nos interesa pasarlo bien y hacer una crítica social pero sin abandonar por ello un punto de humor. Nuestras letras son un poco eso», enfatizan.

‘Paty’ tocando la batería durante un ensayo.
‘Paty’ tocando la batería durante un ensayo.

Una propuesta punk feminista

Contra el maltrato animal, contra el abuso de autoridad, contra el racismo institucional, la propuesta estética integral de esta joven banda se define por la oposición, aunque no reniegan del todo de la etiqueta del feminismo. «No vamos a todos lados con la bandera del feminismo, pero sí somos conscientes de que ser un grupo de tres mujeres haciendo punk, teniendo en cuenta que es un ámbito donde la presencia de mujeres no abunda, es fácil ubicarnos en ese lugar. Claro que somos feministas, pero no es por eso que hacemos música, ni en particular esta música» señala Eneritz, y Lorena añade «El próximo 3 de diciembre volvemos a Palma a tocar en el Ruido Sororo, un espacio de punk feminista que va a reunir grupos venidos de todo el Estado».

En clave reivindicativa

Entre banderas piratas y el resurgir del No Future como leitmotiv a este trío musical no le importa si el «punk ha muerto», porque piensan revivirlo o bailar sobre su cadáver. Asimismo, se suman a un reclamo histórico en el sector de artistas y músicos locales: la falta de espacios. «Si no fuera por el Musikbox no tendríamos donde ensayar. Este es un espacio amigable y estamos a gusto pero desde las administraciones deberían garantizar lugares para todos los que recién empezamos».