La imagen corresponde a la noche electoral, cuando Francina Armengol informaba de que el PSIB había sido el partido más votado. Los rostros reflejan la alegría del momento.

0

Todavía no hay negociaciones sino contactos previos, entre ellos «un café» entre la presidenta del Govern en funciones y secretaria general del PSIB, Francina Armengol, y el diputado electo y cabeza de lista de Més per Mallorca al Parlament, Miquel Ensenyat.

Fue Fina Santiago, consellera de Serveis Socials en funciones y número dos de la lista ecosoberanista, quien informó de ese encuentro. Fue, según precisaron fuentes socialistas, una respuesta a la ‘queja’ que mostró Més por no haberse reunido todavía.

La consellera portavoz del Ejecutivo, Pilar Costa, informó este viernes de que la ronda formal se iniciará la próxima semana.

Este viernes se celebró Consell de Govern, primero tras las elecciones del domingo, y buena parte de quienes liderarán esas conversaciones se vieron y conversaron.

«No, no se ha hablado de pactos. Todos somos buenos compañeros, nos hemos felicitado y el ambiente ha sido totalmente cordial», explicó.

Desde el PSIB, que es quien liderará la negociación como partido más votado, se insiste en que durante estos cuatro años se ha creado un clima «de confianza» que no obligará a «empezar desde cero» como en 2015. Además del encuentro «informal» entre Armengol y Ensenyat también ha habido cruce de llamadas entre Armengol y Mae de la Concha, secretaria general de Podemos.

«Habrá una reunión de todos los partidos pero antes hay que preparar documentos y, lógicamente existen y existirán conversaciones», dijeron.

En realidad, según se indica a este diario, no tiene que haber problemas a la hora de fijar objetivos ya que «son los mismos que hace cuatro años».

El objetivo es articular una mayoría sólida, «mejorar la actual» y el PSIB trabaja con la hipótesis de un tripartito aunque no está cerrado a otras opciones ya que «no depende solo de nosotros».

Podemos, que no quiso formar parte del Govern hace cuatro años, ahora sí quiere. Pero no es el mismo escenario con Més que sin Més. En cualquier caso, o eso se indica, Armengol tiene manos libres y si el partido morado se suma al Ejecutivo, en nada afectará lo que ocurra en Madrid.

Autotraspaso

La de este viernes fue la primera de las reuniones que se celebran hasta la constitución del nuevo ejecutivo. Pasadas ya las elecciones, el Govern entra en funciones y tiene limitada su capacidad de maniobra. Durante este tiempo hay que elaborar un informe de las cuentas para que el ejecutivo entrante sepa cuál es la ‘herencia recibida’. Todos los trámites legales se cumplirán, precisó Costa. El traspaso de poderes será, en esta ocasión, un ‘autotraspaso’.